Se complica la importación de fertilizantes y agroquímicos: podría haber faltantes

Firmas del sector dicen que es difícil cerrar negocios porque no hay liquidez, por el control oficial sobre el dólar y por la resistencia a las cartas de crédito de algunos bancos locales.

Por
17deNoviembrede2008a las07:05

Las retenciones y los frenos a las exportaciones de trigo, maíz, carnes y productos lácteos no son las únicas medidas oficiales que perjudican al sector agropecuario.

Ahora, por la falta de crédito y la política cambiaria local, se está complicando la importación de fertilizantes y agroquímicos, y fuentes de la agroindustria no descartan que falten estos insumos para la campaña en curso, pese a que se verifica una fuerte caída en su demanda, de la mano del desánimo de los productores que provocó una menor siembra de cereales. Las pymes del sector, con menor espalda financiera, son las más perjudicadas por las tasas de crédito descubierto, que oscilan entre 24% y 30%, según dicen en el sector.

En paralelo, el férreo control sobre la demanda de dólares que ejerce el Banco Central para evitar una compra masiva de la divisa está perjudicando también a las filiales argentinas de las multinacionales, porque “es muy difícil girar dividendos, pagos de regalías o desembolsos anticipados por las importaciones”, indicó una fuente.

También afecta a las empresas el componente de “riesgo argentino”. Por la menor credibilidad del país ante el los mercados internacionales, “cuesta que las empresas extranjeras acepten las cartas de crédito de algunos bancos locales”, indicó Carlos Calvo, presidente de la distribuidora de insumos agropecuarios Red Surcos. “Es más difícil cerrar negocios, y estamos en un momento pico de importaciones por estacionalidad”, agregó. Pese a que no teme por el corto plazo, el ejecutivo no descarta que pueda haber faltantes de agroquímicos para la actual campaña, que termina a mediados de 2009.

Desde el rubro de fertilizantes, una fuente que prefirió mantener el anonimato coincidió con ese escenario. “Las dificultades por ahora son incipientes, pero hay que estar alertas”, señaló.

Dependencia externa

Haciendo grandes números, prácticamente la mitad de los fertilizantes y agroquímicos que consumen los productores argentinos son importados. En el caso de los primeros, los fosforados se traen mayoritariamente del exterior, mientras que este año, los recortes en la producción local de urea (nitrogenado cuyo principal insumo es el gas) generaron una mayor compra a proveedores externos.

En cuanto a los agroquímicos, el más usado por el campo argentino es el glifosato, que representa poco más del 40% del mercado. A pesar de que se produce en el país, depende a su vez de otros insumos importados. El resto de los agroquímicos proviene, en su mayoría, del mercado externo.

Este año, la menor siembra de maíz y trigo relajó la demanda de urea, cuyo valor se recortó a la mitad en el mercado interno en los dos últimos meses, hasta los u$s 550 la tonelada.

Según datos de la Bolsa de Cereales, resta sembrar el 25,7% del área destinada a maíz comercial (descontando la superficie que se sembrará para forraje), el 59,2% del área de soja (estimada en un récord de 18,2 millones de hectáreas) y el 33% de la superficie estimada de girasol.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...