Falta agua para la soja y una helada golpeó el trigo y el maíz

Por la falta de precipitaciones está retrasándose la siembra de la oleaginosa.

18deNoviembrede2008a las07:10

El clima no le da tregua al campo. Después de la sequía que azotó prácticamente a medio país hasta comienzos de octubre, otra vez los efectos de la falta de agua se están haciendo sentir en la pampa húmeda y se retrasa la siembra de soja, el principal cultivo agrícola. Si bien las proyecciones ubican en 18,2 millones de hectáreas el área por cubrir, ya hay temor de que no se alcance esa cifra: falta sembrar el 60% de lo estimado. Hasta la fecha se llevan implantados 7,42 millones de hectáreas, pero debería haber no menos de 8,5 millones de hectáreas para el área prevista, según los especialistas. Los expertos dicen que deberían caer entre 30 y 90 milímetros, según las zonas, para revertir la situación.

Habitualmente, en octubre y noviembre los productores concentran el 75% de la siembra de este cultivo, y el resto la hacen después de cosechar en diciembre el trigo. La ansiedad por las precipitaciones obedece a que del 15 al 20 de este mes en adelante, por cada día de demora en la implantación, el rinde potencial cae 40 kilos diarios. Esto resentiría la proyección de más de 50 millones de toneladas de cosecha esperadas para esta campaña.

Por si fuera poco, este fin de semana una helada tardía de entre 0° y -1,8° azotó el trigo y el maíz en el centro y sur de la provincia de Buenos Aires. Al trigo, que ya sufrió una baja de más del 30% de la siembra, lo encontró en varios lugares formando grano, y perdería rindes. El fenómeno climático se dio en Saladillo, Chivilcoy, 25 de Mayo, Bragado, Bolívar, Junín y Tandil, entre otras zonas. En el caso del maíz, donde la helada estuvo presente en 200.000 hectáreas, lo sorprendió con seis hojas de crecimiento (primer estadio de desarrollo). Habría muchos casos de pérdidas totales.

"La siembra de soja se está retrasando; zonas que se habían recuperado hoy están en problemas", señaló Eduardo Anchubidart, responsable del Departamento de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Anchubidart enumeró entre las regiones complicadas el centro oeste bonaerense, el centro sur de Santa Fe, el sur de Córdoba y parte de Entre Ríos. "En noviembre tuvimos lluvias que han sido el 15% de la necesidad de agua para este mes. Estamos ante una señal de alarma", acotó Rodolfo Rossi, presidente de la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (Acsoja). Las altas temperaturas de las últimas semanas contribuyeron a agravar el deterioro de los cultivos ya implantados.

Eduardo Sierra, especialista en agroclimatología, comentó que las lluvias de principios de octubre permitieron acelerar las siembras. Pero desde fines de ese mes está ocurriendo lo contrario. "Hubo un parate en las lluvias que todavía sigue y va a seguir esta semana. Noviembre ya tiene tres semanas de seca", apuntó Sierra. Según el especialista, el agua volvería recién entre el lunes y el martes próximos con registros promedio de entre 25 y 50 milímetros para toda el área agrícola pampeana. Para Anchubidart, en tanto, deberían caer hasta antes de fin de mes entre 30 y 90 milímetros, según el sitio, para evitar un problema mayor.

Para Sierra, no se llegaría a los 18,2 millones de hectáreas proyectadas. "Se va a reponer la humedad, pero esto no significa que automáticamente se pueda sembrar", dijo. En cambio, desde la Bolsa de Cereales porteña, Anchubidart afirmó que por el momento mantendrán esa estimación. "Queremos ver qué pasa con el clima", remarcó. Gustavo López, de la consultora Agritrend, también explicó que por el momento no modificará esa misma proyección. Lo que sí está claro, dijo, es que, por la menor siembra en maíz, trigo y girasol, el área total a nivel país será de 700.000 hectáreas menos (31,1 millones de ha versus 31,8 millones en 2007), pese a que se proyectan 1,3 millone

Temas en esta nota

    Cargando...