Las tasas de interés volvieron a bajar pero nadie se fía de la calma recobrada

Se pagó 22% por plazos fijos mayoristas. Ayuda en este proceso el dólar quieto y las medidas del BCRA. El tipo de cambio se mantuvo en $ 3,31 y el BCRA aprovechó para seguir comprando divisas. Economistas, sin embargo, hablan todavía de una “frágil“ calma. Advierten por la escasez de crédito.

18deNoviembrede2008a las07:44

Termómetro de la realidad, los mercados suelen anticiparse a las tendencias de la economía real. Con los controles del Gobierno funcionando a pleno, sin embargo, la plaza local parece estar perdiendo su sensibilidad para medir la temperatura de la economía. Y es que no sólo los volúmenes de negocios se han reducido a mínimos históricos, sino que la mayoría de los operadores parece coincidir en que los precios no reflejan el humor de los inversores. Ayer, las tasas de interés siguieron cediendo posiciones –se pagaba entre 19% y 20% por plazos fijos, mientras que la Badlar, la tasa de las colocaciones mayoristas, se ubicaba en 22,56%–. Al tiempo que el dólar cerró estable, a $ 3,31 en el circuito mayorista y a $ 3,33 para la venta en el circuito minorista, sostenido nuevamente por el Banco Central, que habría comprado cerca de u$s 80 millones, según las estimaciones privadas. Mientras tanto, en el mercado paralelo se ofrecía a $ 3,35.

“Sin mayores cambios operó entonces el mercado respecto a lo visto y vivido la semana pasada y no es esperable mayores modificaciones en las jornadas venideras en tanto persista la férreo control oficial a las operaciones de compra tanto de bancos como de empresas”, opinó Carlos Risso, de Notibancos.com. “Un dato interesante a tener cuenta fue la baja demanda de dólares billetes por parte del público, lo cual podría estar mostrando un cambio en la tendencia de la gente tan proclive a comprarlos ante el mínimo temor”, dijo.

Pero, para los economistas, la calma que se evidencia en el mercado se fundamenta en pilares más bien frágiles, y poco ilustra lo que podría ser la tendencia a corto y mediano plazo de la plaza. “Las dudas sobre si se disipará esta turbulencia surgen porque no estamos tan lejos de que ya no importe demasiado el nivel de las tasas de interés, sino la liquidez y solvencia del sistema financiero y lo que ocurra con el tipo de cambio, cuestiones que tendrán su impacto en la intermediación financiera y en la predisposición de los ahorristas. Acabamos de entrar en un periodo de relativa calma en comparación con lo sucedido en octubre, que esperemos pueda ser capitalizado, si bien el público continúa atento a cualquier ruido que pueda aparecer”, señala en su reporte semanal la consultora Econviews, que dirige el economista Miguel Kiguel.

En la misma línea, desde la Castiglioni, Tiscornia & Asociados advierten: “los datos siguen mostrando una caída de depósitos que debe ser monitoreada de cerca, ya que de sostenerse o incrementarse hacia comienzos de diciembre podría reactivar la presión sobre el mercado cambiario. Asimismo, la efectividad de ciertos controles en el mercado cambiario, que ayudaron en estos días, se irá rediciendo con el lapso del tiempo, lo que hace más importante aún que el gobierno logre calmar las expectativas”.

El crédito, la gran incógnita

Por ahora, la baja de tasas de interés se concentra además en unas pocas líneas de préstamos. Pero no es tan evidente en el circuito minorista, donde según reconocieron en varios bancos, no se realizaron demasiados movimientos, sobre todo de tasas activas, que son las que cobran las entidades por sus créditos. “Las tasas de interés se encuentran en niveles excesivamente elevados y si bien se espera cierto reacomodamiento, se mantendrían en niveles reales positivos en 2009. Un cambio sustancial respecto a los años anteriores”, aseguran desde Ecolatina. “En síntesis, el mercado financiero continuará sin profundidad por el deterioro de las expectativas

Temas en esta nota

    Cargando...