"Tiene que haber retenciones diferenciadas"

El premio nobel de la paz, aseguró que en las circunstancias actuales el pequeño productor se está fundiendo. Pero también, criticó la posición de la Federación Agraria en el conflicto por su alianza con la SRA.

19deNoviembrede2008a las13:03

Quien fuera premiado con el nobel de la paz en 1980, Adolfo Pérez Esquivel, condenó anoche en el programa “Palabras más, Palabras menos” la política agropecuaria del actual gobierno, sobre todo por desproteger a los sectores más vulnerables de la producción agraria.

La crítica de Pérez Esquivel representa una de las voces que duele al kirchnerismo que ha intentado desde 2003 presentarse como el paladín de la defensa de los derechos humanos. Pérez Esquivel no restringió esos derechos a los que fueron víctimas de los militares sino que los amplió de manera integral a las condiciones de vida de la población.

Sin embargo, quien fuera premio nobel durante la dictadura, sostuvo que “los derechos humanos deben tener independencia de cualquier gobierno”, en alusión a la posición adoptada por las organizaciones Madres y Abuelas de Plaza de Mayo alineadas con el gobierno de los Kirchner desde el primer momento.

Al referirse al conflicto entre el ruralismo y el campo, opinó que si bien no consideró que en lo más árido de la pelea peligrara la democracia, como lo planteó el kirchnerismo, sí entendió que hubo intentos desde el sector agropecuario ―o al menos desde intereses muy fuertes vinculados a ellos― de imponer determinadas condiciones al gobierno.

Pérez Esquivel añadió que la situación no es la misma para el productor grande como para los chacareros de escala reducida. “Porque los pequeños y medianos productores están prácticamente en quiebra”, opinó. En virtud de esa realidad “tiene que haber retenciones diferenciadas” enfatizó.

El premio nobel compartió la entrevista televisiva con el cineasta y político Fernando Pino Solanas, el candidato a presidente que tanto Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina, como Alfredo De Ángeli, el líder de los federados entrerrianos, reconocieron públicamente haber votado en las elecciones del año pasado.

Pero si bien al asumir la defensa de los pequeños productores Pérez Esquivel reflejó una línea discursiva acorde con la entidad que dirige Buzzi, enseguida se mostró crítico con esta organización. Al referirse a los días de la pelea por la 125 el premio nobel señaló que “no me gustó, y lo tengo que decir, la actitud de la Federación Agraria por las alianzas que mantuvieron”.

No hizo falta que se aclarara que se refería organizaciones como la Sociedad Rural Argentina, institución que se encuentra en las antípodas del pensamiento tanto de Pérez Esquivel, como del mismo Solanas, que estando a su lado tampoco salió en defensa de los federados.

Quemá esas cartas
Pérez Esquivel aseguró que envió dos misivas a la presidenta Cristina Fernández este año de las cuales no obtuvo ninguna respuesta, planteando lo que en su visión eran errores de políticas con sentido “progresista” que es lo que dice representar el gobierno de los Kirchner.

Allí el premio nobel se refiere a “la rebelión del campo” a la cual “hay que analizarla detenidamente y no medir con la misma vara a todos los productores. No son las retenciones el único problema; son las políticas de desigualdad, de explotación y privilegio de las grandes corporaciones”. Casi un calco de la posición federada.

En la carta asegura también el gobierno “no se hace cargo de las condiciones que el campesino debe afrontar frente a sequías, inundaciones, granizo y pérdida de la producción”. Al mismo tiempo que critica la extranjerización de tierras que ha sido uno de los principales motivos de reclamo de la FAA en más de una década.

“No existe en el país una ley que regule y ponga límite a la venta de

Temas en esta nota

    Cargando...