Con el dólar más calmo, el Central ya recuperó US$ 1.000 millones

Es el monto que subieron las reservas monetarias en lo que va de noviembre.

Por
20deNoviembrede2008a las07:44

Con su programa de "flotación administrada" y controles más estrictos en el mercado cambiario, el Banco Central dejó prácticamente "clavado" el tipo de cambio en noviembre, en una banda muy estrecha con piso en $ 3,32 y techo en $ 3,34.

Eso, sumado a medidas como la interrupción virtual del "contado con liqui" (compra de bonos en el mercado local que automáticamente se venden afuera en dólares), más presiones puntuales sobre casas de cambio y operadores de comercio exterior, llevó cierta calma al mercado cambiario, que se había sobresaltado el 20 de octubre con el anuncio de estatización de los fondos que administran las AFJP.

La estrategia oficial contribuyó en estos 20 días a:

Recomponer en 1.000 millones de dólares las reservas monetarias, que habían perforado el piso de 45.000 millones, hasta rozar, ayer, los 46.000 millones

Frenar la salida de depósitos, que en octubre había superado los $ 7.000 millones.

Enfriar las tasas de interés, tanto las que pagan los bancos a sus ahorristas como las que les cobran a quienes piden financiación.

Las reservas del Central habían caído cerca de 5.600 millones (11%) desde el pico que alcanzaron en la primera quincena de marzo (cuando estalló el conflicto con el campo) y fin de octubre, justo cuando el dólar llegaba a $ 3,40.

En esa caída contribuyeron tanto las ventas que se vio obligado a realizar el Central como la depreciación de activos como el Euro, divisa en el que están invertidas una parte de los activos del Central.

Con todo, la marcha de las reservas no refleja la fuerte salida de capitales que viene sufriendo la Argentina. Se calcula que durante el último año se fueron del país unos 21.000 millones de dólares.

Esa salida fue financiada mayoritariamente por el superávit comercial que se amasó al calor de la fuerte suba de los precios agrícolas en el último año.

El colchón de reservas será importante el año que viene porque, con mercados financieros cerrados, el Gobierno seguramente apelará a esa caja para saldar deudas. De hecho en la Ley de Presupuesto 2009 se aprobó una modificación a la Carta Orgánica del Banco Central para que parte de los fondos se destinen a saldar pasivos del Gobierno Nacional. De ahí la necesidad de mantener lo más relleno posible ese colchón.

Por Gustavo Bazzan.

Temas en esta nota

    Cargando...