Ganados y carnes, tras un nuevo perfil

Los especialistas aconsejan articular mejor la cadena.

Por
22deNoviembrede2008a las08:31

La necesidad de buscar consensos para que los diferentes actores de la cadena de ganados y carnes funcionen en forma más articulada se planteó durante un seminario organizado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), realizado en Mar del Plata.

Más allá de la coyuntura, se evidencia en la Argentina un cambio de perfil en el sector transformador de la carne, con el ingreso de grandes empresas multinacionales que recalan en busca de carne de alta calidad como parte de una amplia estrategia de posicionamiento en todo el mundo.

Roberto Bisang, representante del sector agropecuario de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), dijo que hay cuatro empresas multinacionales y 10 firmas nacionales grandes que hoy "son las que mueven el barco".

Según el especialista, la Argentina tiene una 500 empresas procesadoras registradas, pero el número real es un misterio.

Dentro de este esquema, la vaca es una fuente de insumos industriales, y la carne es sólo uno de esos insumos. No obstante, los subproductos, o el llamado quinto cuarto, se desaprovechan por ineficiencias en la cadena. Así, mientras que en el mundo son alrededor del 20% de toda la transformación industrial, en la Argentina significan sólo entre el 12 y el 13 por ciento.

Una de las características de este nuevo esquema del sector de ganados y carnes es el acortamiento de la cadena. Según Bisang, el frigorífico se unió con el feedlot ; el supermercado ahora opera como matarife y ancla su precio sobre el techo más alto de las carnicerías para lograr un mayor margen; las inversiones extranjeras pesan fuerte, y los mercados externos son muy relevantes a la hora de formar el precio interno, ya que el 30% de la hacienda se compra con miras al negocio de la exportación, aunque no se exporte el 30% de la carne producida.

"Con la caída de los mercados internacionales, se vuelca más carne al mercado doméstico y baja el precio interno", señaló Bisang.

Las grandes empresas que compraron frigoríficos argentinos lo hacen desde una percepción del mercado mundial. "Compran marcas, nichos de mercado y capacidad de comercialización para tener todo el negocio atado de punta a punta", dijo Bisang, y agregó: "Son empresas diez veces más grandes que las nacionales, que necesitan aprovisionarse de un recurso que en la Argentina sobra: carne de alta calidad".

En opinión del economista Javier González Fraga, "los frigoríficos extranjeros que compran en la Argentina lo hacen porque piensan en el largo plazo, saben que el país no se agota en un funcionario y tienen espaldas para aguantar la coyuntura".

Además, cuentan con el financiamiento de sus propios sectores públicos.

El referente de carnes de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), Fernando Canosa, también mostró cifras contundentes: "La cadena más importante del sector agroindustrial en cuanto a la demanda de mano de obra es la de ganados y carnes, y es también una de las que más recursos aporta al Estado dentro del agro".

Pero, según el especialista en ganadería, esto no es conocido por la sociedad ni por quienes hacen las políticas económicas.

 

Temas en esta nota

    Cargando...