El Gobierno británico anuncia recortes de impuestos para impulsar la economía

El premier Gordon Brown prometió una reducción del IVA de 2,5 puntos a partir del 1 de diciembre. Dijo que hay que ofrecer ayuda cuando "es necesaria, y no cuando es demasiado tarde".

Por
24deNoviembrede2008a las16:28

El primer ministro británico, Gordon Brown, sabe que la economía de su país, de la mano de la crisis financiera global, se hunde. Por eso salió hoy a anunciar una serie de medidas que incluyen la reducción de impuestos para reactivar la economía y evitar que la recesión sea profunda y prolongada.

Entre las medidas ampliamente esperadas figura la reducción del Impuesto al Valor Añadido (IVA) del 17,5 al 15 por ciento, que entrará en vigencia el 1 de diciembre hasta finales de 2009.

En un discurso pronunciado en la conferencia anual de la Confederación de la Industria Británica (CBI), que se celebró hoy en un hotel de Londres, Brown rechazó el argumento planteado por la oposición conservadora de que un recorte de los impuestos será en el futuro una "bomba fiscal" para el contribuyente.

Según explicó, el fracaso de los Gobiernos conservadores en tomar medidas ante la recesión que afectó al Reino Unido en las pasadas décadas de los años 80 y 90 significó que la desaceleración durara más y causara problemas económicos a largo plazo.

Dejar que una recesión prosiga su curso no es una opción, dijo el primer ministro, e insistió en que el Gobierno debe ofrecer ayuda cuando "sea necesaria, no cuando sea demasiado tarde".

"El fracaso en actuar ahora, no sólo será un fracaso de la política económica, sino un fracaso de liderazgo", resaltó.

Para Brown, "momentos extraordinarios requieren de medidas extraordinarias". "Simplemente, dejar que la recesión siga su curso, decir que no hay alternativa, no es una opción. Hemos visto en recesiones previas cómo el fracaso en tomar medidas en el comienzo de la desaceleración aumentó la extensión y profundidad de la recesión", puntualizó.

"Hacer poco y muy tarde supondrá una daño mayor, un mayor deterioro, la pérdida de negocios vitales, una economía débil, un menor crecimiento, eventualmente mayores problemas fiscales y, en ese caso, tipos de interés más altos y mayores impuestos", dijo.

"La mejor manera de mantener los impuestos bajos a largo plazo es asegurando que la desaceleración sea limitada en cuanto al tiempo y el ámbito", agregó el primer ministro.

La intervención de Brown tuvo lugar antes de que el ministro británico de Economía, Alistair Darling, presentara en el Parlamento los presupuestos preliminares y anunciara que la crisis económica internacional significará para su país un crecimiento negativo de entre -0,75% y -1,25% para 2009. Estas cifras son muy diferentes al 2,5 por ciento de crecimiento del PBI que el gobierno de Brown pronosticó en marzo pasado.

Otra de las medidas que anunció Darling es la de elevar del 40% al 45% el tope fiscal para quienes tengan ingresos anuales superiores a las 150.000 libras (177.352 euros).

Temas en esta nota

    Cargando...