Buscan con México amortiguar la crisis

Cristina Kirchner le pidió a Calderón "aunar esfuerzos"; firmaron convenios comerciales para potenciar las inversiones mutuas.

25deNoviembrede2008a las07:37

El impacto de la crisis económica mundial comenzó a mostrar los primeros signos de preocupación en el Gobierno. La presidenta Cristina Kirchner admitió ayer, frente a su par mexicano, Felipe Calderón, que el país deberá "amortiguar" los efectos de lo que consideró una "debacle sin fin".

La jefa del Estado dijo que la crisis "obviamente" genera "mucha preocupación", y aprovechó la primera visita de Estado que encabezó Calderón a la Argentina para instarlo a "interactuar" con la región. "El momento nos obliga a aunar esfuerzos, instrumentos, recursos e inteligencia para, precisamente, amortiguar lo más posible estas crisis", reclamó Cristina Kirchner, durante la firma de acuerdos comerciales con México, en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

La Presidenta apuntó, además, contra los países desarrollados, a los que culpó por la crisis, pero evitó referirse explícitamente a Estados Unidos. "Nuestras sociedades no pueden sufrir por culpa de los errores que se cometen en otras latitudes", reprochó.

Dos horas más tarde, durante el almuerzo con el que agasajó a Calderón en el Palacio San Martín, la jefa del Estado agregó que los países emergentes fueron los que sostuvieron "el crecimiento de la actividad mundial" e insistió en sus críticas.

"Nuestros países tienen que pagar consecuencias de acciones de las que no hemos sido responsables", planteó. "Esto, lejos de llevar a quejarnos, debe llevarnos, esencialmente, a aunar esfuerzos y neuronas para encontrar caminos y soluciones alternativas", amplió.

El presidente mexicano sólo habló de la crisis internacional por la noche, cuando cerró, junto con Cristina Kirchner, un seminario empresarial. Allí pidió "recuperar la confianza" y envió un claro mensaje a los hombres de negocios: "Donde la ley prevalece, puede florecer la inversión". La jefa del Estado, en cambio, eligió insistir en la reforma de los organismos multilaterales de crédito y consideró: "El Estado va a ser el gran actor de la etapa que viene".

Calderón y Cristina Kirchner firmaron ayer acuerdos comerciales en lo que fue el relanzamiento de la relación bilateral después del acercamiento que había iniciado el ex presidente Néstor Kirchner el año pasado. El Gobierno encuentra en México una alternativa para intentar equilibrar la dependencia comercial con Brasil, según relataron fuentes oficiales a LA NACION. Después de los duros cruces de Kirchner y el ex presidente Vicente Fox, en 2005, la Casa Rosada se abrió a la posibilidad de encontrar nuevos mercados de la mano de la administración de Calderón.

El presidente mexicano, a su vez, ve el país como una alternativa posible. Así lo definió un importante integrante de su comitiva ante LA NACION: "Frente a la caída del elefante [por Estados Unidos], necesitamos apoyarnos en otros países".

Sumar a Cuba
Con mezcla de citas poéticas, Calderón elogió la relación bilateral. "Somos aliados incuestionables", manifestó, e hizo un llamado a la unión de América latina. "Queremos que esta región se convierta en una gran nación." Según supo LA NACION de fuentes oficiales, en la reunión que los presidentes mantuvieron a solas en la Casa Rosada, ambos mandatarios acordaron que pedirán en la próxima cumbre del Grupo de Río, que hoy preside México, sumar a Cuba a ese bloque regional.

El presidente mexicano cumplió con una agitada agenda en el país. Por la mañana, se reunió con Cristina Kirchner, con quien, además de los acuerdos comerciales, abordó la problemática del narcotráfico (de lo que se informa en la página 7). Al mediodía, almorzó con su nutrida comitiva, integrada, además de por sus funcionarios, por un grupo de 30 empresarios mexicanos, entre ellos, uno de los hombres más ricos de

Temas en esta nota

    Cargando...