El campo volvió a la Casa Rosada y mostró expectativas

La Comisión de Enlace asistió al acto de jura; quiere retomar el diálogo con la flamante ministra.

Por
27deNoviembrede2008a las06:57

Hacía cinco meses que los dirigentes del campo no pisaban la Casa Rosada, escenario privilegiado de reuniones tan intensas como infructuosas durante el histórico conflicto por las retenciones móviles. El 25 de junio pasado, tras ser recibidos por la presidenta Cristina Kirchner, los ruralistas hicieron su última incursión en la sede del Gobierno, de la que entonces se iban muy disconformes.

Ayer, el panorama fue otro. Los dirigentes de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias se destacaron entre los asistentes al acto de asunción de la flamante ministra de Producción, Débora Giorgi, a la que más de un ruralista se refiere sólo por su nombre de pila. La conocen desde que fue ministra de la Producción bonaerense, en la gestión de Felipe Solá, y creen que su llegada al gabinete de la presidenta Cristina Kirchner es una nueva oportunidad para intentar recomponer la relación entre el agro y el Gobierno.

"Hay una serie de indicios que llevan a pensar que puede haber un cambio", dijo, no sin dar algunas vueltas, el presidente de Coninagro, Carlos Garetto. El primero de esos indicios fue la invitación misma a los ruralistas, que en julio pasado no fueron participados del acto de asunción del secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, que ayer se retiró rápidamente del Salón Blanco. Así evitó referirse a los anuncios de medidas para el campo que él mismo anticipó anteayer.

Más allá de la industria -estuvo la plana mayor de la UIA-, el agro fue el sector con mayor presencia. Además de Garetto, sentados entre los invitados especiales, estuvieron los presidentes de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati, y de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías. Los ruralistas estuvieron sentados a pocos metros de sus más severos críticos durante el conflicto por la resolución 125, los diputados nacionales ultrakirchneristas Carlos Kunkel y Edgardo de Petri.

"Encontramos un interlocutor con vocación productivista que está atento a los problemas de la producción y no tanto a la deuda externa. Ahora, para que esto funcione es necesaria una decisión política de dotarlo de decisión suficiente para que tenga autonomía. Eso no está escrito en ninguna parte; lo vamos a ir viendo con el tiempo", dijo Biolcati, que ayer esperó pacientemente su turno para saludar a la nueva ministra.

Problemas
En una sala contigua al Salón Blanco, escuchando de pie, se ubicaron el presidente y el secretario de la Federación Agraria, Pablo Orsolini y Omar Barchetta, respectivamente. "Nosotros somos pueblo, por eso nos quedamos al costado", bromeó Orsolini. Luego, ya sin reírse, afirmó: "Es importante que nos hayan invitado y que se haya creado este nuevo ámbito, pero esperamos que tenga poder para tomar decisiones y que pueda abrir una nueva etapa de diálogo", dijo el dirigente federado, que ayer reemplazó al presidente de la entidad, Eduardo Buzzi.

Pero no todas fueron rosas para la nueva funcionaria nacional. "Giorgi siempre dijo que ella en la provincia de Buenos Aires se ocupaba de los temas provinciales, que no le correspondían los nacionales. Ahora está en el gobierno nacional y ojalá resuelva los problemas nacionales, y lo digo de buena fe", afirmó Llambías.

Jose Crettaz.

Temas en esta nota

    Cargando...