Sequía: otra piedra en la campaña

Para los próximos meses se prevé un escenario meteorológico con precipitaciones irregulares; la soja y el maíz ya tienen un 20% menos de agua; será la peor cosecha de los últimos tres ciclos.

29deNoviembrede2008a las08:22

Es un año en que cada gota de agua suma", dice Agustín Avellaneda, productor del sur de Santa Fe, y esa frase resume lo que está sucediendo con la cosecha 2008/2009. Otra vez, el tiempo está en escena y la sequía, que se reinstaló en el último mes y medio, acompañada con altísimas temperaturas, encendió las luces de alarma. Los trigos adelantaron más que lo normal su ciclo; el maíz se estresó y sufrió el golpe de una helada tardía, y la siembra de soja puso el freno de mano, con lo cual mucha superficie que se iba a sembrar como de primera ahora se hará en época de segunda. Por más que las lluvias se hayan reactivado levemente en los últimos días, hacia adelante la producción tendrá altos y bajos, con lo cual será una campaña con fuerte dependencia del tiempo. Según el especialista Eduardo Sierra, la soja y el maíz ya tienen un 20% menos de agua que lo normal. Y lo que vendrá no da para esperar superrindes. "A partir de ahora, las lluvias van a ser más continuas, aunque no del todo", subrayó Sierra, experto en agroclimatología y profesor de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA). En un contexto en que el factor incertidumbre, los mayores costos y la sequía derivaron en menos siembra de trigo y maíz y recortes en la intención para el girasol, la suerte parece echada. Según estimaciones de Gustavo López, consultor de Agritrend, con una baja en la producción de 10 millones de toneladas la cosecha 2008/2009 será la peor de los últimos tres años. Para López, contra los 97 millones de toneladas del ciclo anterior, la cosecha se ubicará en 87 millones de toneladas. Hace dos años se habían logrado poco más de 94 millones de toneladas. Según López, por la menor producción y caída de precios (bajaron casi un 50% desde julio pasado) el ingreso por exportaciones se achicará de los 34.000 millones de dólares del último ciclo a unos US$ 23.000 millones. También se resiente la recaudación por retenciones, que se achicaría de US$ 10.000 millones a unos US$ 7200 millones.

En tanto, Pablo Adreani, director de AgriPac, estimó en 88 millones de toneladas la nueva cosecha, lo que daría 12 millones menos que los 100 millones que, según esta consultora, se lograron en el ciclo pasado. Para Adreani, el ingreso de divisas caerá en unos 10.700 millones de dólares. En rigor, proyecta US$ 26.580 millones, versus US$ 37.300 millones de 2008. Sería el segundo registro de la historia. Para el analista el ingreso por retenciones bajará en 3160 millones de dólares y lo hará desde 10.954 millones para este año a 7786 millones en 2009.

Futuro climático
En líneas generales, el panorama climático a futuro es el siguiente: "En maíz, en diciembre y los primeros días de enero las lluvias van a ser un poco irregulares, sin continuidad y con grandes diferencias zonales y numerosos episodios de granizo", explicó Sierra. "Durante enero se presentará una situación de riesgo, ya que las precipitaciones se concentrarán en los primeros y últimos días del mes, dejando un lapso de tres semanas con valores altos acompañados por altas temperaturas", dijo. En la zona núcleo, en plena floración y con cobertura del suelo el cereal necesita 8 mm por día, con picos de 10 mm.

"Para soja, entre febrero y marzo van a haber lluvias suficientes para la formación del rendimiento, aunque con rindes de normales a un poco inferiores", comentó Sierra. La oleaginosa requiere en plena floración y con cobertura completa, unos 6 mm por día. Falta sembrar más del 50% del área y por cada día que se demora la implantación se pierden 40 kilos de potencial de rinde.

Hasta anteayer se habían registrado lluvias en regiones centrales y del sudoeste y este de C

Temas en esta nota

    Cargando...