La suma de todos los miedos: se confirmó la recesión en EE.UU. y Wall Street se hundió casi 9%

Analistas rezan para que el Dow no quiebre un nuevo piso y se acelere la caída. El parate de la economía, de los más prolongados desde la Segunda Guerra Mundial.

Por
02deDiciembrede2008a las07:51

Es algo sobre lo que se hablaba hace tiempo. Todos sabían que era un hecho (incluso los mercados que se movían en base a esa consigna), pero –así y todo– Wall Street se desplomó hasta 9% al escuchar la tan temida palabra: recesión. Según la National Bureau of Economic Research (NBER), la economía estadounidense cayó en recesión en diciembre del 2007 y podría ser la peor desde la Segunda Guerra Mundial. Los especialistas de la NBER sostuvieron que la expansión económica –que empezó en noviembre del 2001– había terminado a fines del año pasado. La actual recesión, dicen los especialistas, ya es la tercera más larga desde la Gran Depresión, sólo detrás de las contracciones de 16 meses registradas a mediados de la década de 1970 y a comienzos de los años 1980. ¿Cuánto durará ésta? La apuesta de máxima es a que se vean signos de vida a mediados de 2009.

El fatal dato produjo la obvia reacción de los inversores y cortó la racha positiva que llevaba cinco ruedas consecutivas. El Dow Jones derrapó 7,70% (pero cerró levemente arriba de los 8.000 puntos) mientras que el Nasdaq y el S&P500 orillaron el 9% de caída. ¿No era que el mercado ya lo tenía descontado? “Es que aún no pricean todo la recesión que se viene. Es cierto que reaccionan (los mercados) antes que la economía real: el año que viene posiblemente reboten algo, a pesar de que los indicadores económicos van a seguir desmejorando”, indicaba un jefe de inversiones de un banco de Nueva York. “Se agotó lo positivo del rescate al Citi y los paquetes de estímulo. Hay indicadores de retracción en la actividad industrial no sólo en EE.UU sino también en China y Europa, por eso renace la idea de una recesión global”, afirma Enrique Álvarez, director de IDEAglobal desde Nueva York. Para el especialista, “los mercados van a seguir en el trampolín de la volatilidad”. “Por ahora, seguirán definidos por rangos. O sea, el Dow Jones aún no quebró el rango inferior (cuando llegó a 7.500 unidades, aproximadamente) pero antes tampoco pensaba que iba a ir tan abajo como sucedió. Los movimientos de las bolsas van a estar relacionadas a los datos macro que vienen esta semana. Por eso, mientras no quebremos el piso anterior del Dow no habrá cambio de tendencia, pero todo seguirá extremadamente volátil”, reafirma Álvarez. El dato clave es el viernes, cuando se conozca la tasa de desempleo (estimada en 6,8% para noviembre), aunque un anticipo será la medición privada de ADP (prevén reducción de 200 mil puestos de trabajo) y las nóminas no agrícolas (destrucción de 325 mil empleos el mes pasado). “En la recesión de 2001 cayó el ingreso pero no el empleo, por eso ahora el mercado mira esto tan de cerca. Pero estamos lejos de la crisis del ‘30, ahí el desempleo era del 30% y ahora sería del 7%”, agrega el consultor Isaac Cohen desde Washington.

El detonante del desplome bursátil también fue la caída del índice manufacturero: fue de 36,2 puntos en noviembre y se consagró como el peor registro desde 1982. Tampoco ayudaron las palabras de Ben Bernanke, el chairman de la Reserva Federal: dijo que el impacto de las bajas de tasas es limitado (ya pasó de 5,25% a 1%), que podría analizar otras medidas para estimular a la economía como adquirir bonos del Tesoro, y que la economía seguirá débil.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota

    Cargando...