Más despidos en el sector frigorífico: otra empresa cerró sus puertas

A la lista de frigoríficos que tenían problemas se sumó esta vez el caso de Angus en Paraná, Entre Ríos. Son 55 los trabajadores afectados por la medida. La empresa se atrasó con los pagos y, cuando los empleados esperaban una solución, cerró sus puertas. Hoy comenzaron a llegar los telegramas de despidos.

Por
03deDiciembrede2008a las16:59

Por la crisis que afecta al mercado cárnico, se siguen sumando casos de frigoríficos que deciden cerrar sus puertas y dejar sin trabajo a su personal afectando las economías de las ciudades donde están radicados.

A la larga lista de empresas con problemas, se sumó el frigorífico Angus ubicado en Paraná, Entre Ríos, que unilateralmente decidió dejar de producir a partir del próximo lunes, hecho que se oficializó hoy cuando los 55 empleados de la firma comenzaron a recibir sus telegramas de despidos.

“Nosotros esperábamos alguna solución, queríamos y creíamos que podíamos llegar a un acuerdo que no termine perjudicando a las casi 100 familias que directa e indirectamente viven de este trabajo, pero ya no hay nada que hacer y hoy comenzaron a llegar los despidos”, dijo a Infocampo Ramón Vazquez delegado de la Federación Argentina de Trabajadores de la Carne de Paraná.

“Ya se  había decidido  faenar para la venta de los propios socios y terceros. En un año, el frigorífico pasó de faenar 3000 cabezas por mes, pasando luego a 2000 y cayendo vertiginosamente a mil a mediados de año, quedando prácticamente sin faena en los últimos días. Sin faena, sin recupero y sin ventas de cuero el final era inminente el cierre, hecho que nadie supo escuchar y terminó como terminó”, agregó el dirigente.

Ante esta situación desde el Gremio se intentó llegar a un acuerdo y entabló una mesa de negociación entre el Gobierno Provincial, la empresa y los trabajadores.

“La empresa cierra aún adeudando la segunda quincena de octubre. Esta situación no podía sostenerse de ninguna manera”, apuntó.

Producido los despidos, ahora Angus propuso a sus empleados una reducción de la indemnización de alrededor del 50% y acceder a ella por medio de cuotas. Si no es así, la empresa entraría en quiebra o concurso y los trabajadores cobrarían su dinero recién después de varios trámites judiciales.

“Estamos ante una situación difícil y analizando con los trabajadores y los abogados, vemos la mejor forma de resolver el problema. Es muy difícil, porque ya la experiencia nos muestra que en estos casos el trabajador es el eslabón más débil”, dijo Vazquez.

Temas en esta nota

    Cargando...