El Gobierno anunció baja de retenciones al trigo y el maíz, que no conforma al agro

Desde Olivos, Cristina anticipó que los cereales pagarán menos alícuota. Y que se premiará a los que produzcan más. Las entidades criticaron el plan porque no alcanza.

Por
05deDiciembrede2008a las07:07

Fue una sorpresa para muchos y un nuevo dolor de cabeza para otros. En el marco de los anuncios para reactivar la economía que hizo ayer en Olivos, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner reveló el destino de $ 1.700 millones para prefinanciar exportaciones y capital de trabajo en el sector agropecuario y una reducción de 5 puntos porcentuales para las retenciones que tributan el trigo y el maíz, que pasarán de 28% y 25% a 23% y 20%, respectivamente.

Tras el anuncio, el trigo disponible en Rosario ganó 3,3% para cerrar a $ 405 por tonelada, pero no ocurrió lo mismo con el maíz, que cayó 3,7%, a $ 270 la misma cantidad, dado que no queda casi saldo exportable para aprovechar el potencial alivio en las retenciones.

Junto con la disminución de las retenciones a los cereales, la jefa del Estado confirmó la puesta en marcha del esquema Trigo Plus y Maíz Plus, por el cual se reducirá un punto adicional de alícuota por cada millón de toneladas de producción sobre el promedio de los últimos años. Indicó que para ese cálculo se tomará un piso de producción anual de 13 millones de toneladas para trigo –lo que no se cumplirá esta campaña– y de 15 millones en el caso del maíz.

Si bien la Presidenta enfatizó que la rebaja de derechos de exportación traerá “cierto alivio al sector agropecuario”, inmediatamente cosechó el rechazo desde las principales entidades gremiales del campo. Operadores y analistas minimizaron el impacto que puedan tener los anuncios en el sector y alertaron que “el malestar entre la gente de campo es evidente. Con estas medidas, no se va a sembrar ni más trigo ni más maíz”.

En ese sentido, el presidente de Federación Agraria (FAA), Eduardo Buzzi, aseguró que las medidas “no insignificantes y no resuelven para nada los graves problemas de los productores”. El Gobierno “tiene que dejarle de chupar la sangre a los pequeños y medianos productores, que están en riesgo de quebranto”, lanzó.

Su par de Sociedad Rural (SRA), Hugo Biolcati, coincidió con la apreciación y puntualizó: “Son anuncios para llenar la tapa de los diarios. Al productor no le cambia la vida, porque lo que el esta esperando no es una reducción sino una eliminación total de los derechos de exportación”. Y precisó que la anunciada reducción representa apenas una quita de u$s 115 millones sobre los u$s 6.305 millones que tributan los productores de esos cereales al año.

La combativa Carbap, que lidera Pedro Apaolaza e integra Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), se mostró “asombrada” por el anuncio oficial. “Entender que, en el actual contexto, la exigua disminución en la alícuota podría estimular al sector, muestra una vez más el profundo y absoluto desconocimiento del sector que tienen los funcionarios”, dijeron los pampeanos. Y denunciaron “el engaño que quiere hacer creer el Gobierno a la opinión pública”.

Los únicos que no criticaron abiertamente la medida fue Coninagro y la cadena maicera. La entidad que preside Carlos Garetto indicó que los anuncios son “el inicio de un buen rumbo”, pero recalcó que “no es suficiente para incentivar estas producciones”. En tanto, Maizar sostuvo que la baja de retenciones puede tomarse como “una señal para comenzar a trabajar en los objetivos a largo plazo que el sector necesita”, pero remarcó la necesidad de consensuar políticas previsibles de desarrollo sostenido.

Por Paula López.

Temas en esta nota

    Cargando...