Los pequeños inversores dejan las acciones y se pasan a los ladrillos

La tendencia se da hace no más de una semana y ocurre ante la necesidad de obtener mayor seguridad para su dinero. No se espera, sin embargo, un aluvión de inversiones.

Por
05deDiciembrede2008a las07:37

Los pequeños inversores comienzan lentamente a buscar un sitio más seguro para su dinero.

Asustados por las constantes idas y vueltas de los mercados bursátiles y financieros, aquellos que habían apostado sus ahorros a las acciones, cambian ahora papeles por ladrillos.

Es decir: compran departamentos, y luego los vuelcan al mercado de los alquileres.

Desde hace no más de una semana, las inmobiliarias observan este fenómeno.

“Hay mucha gente que evidentemente tiene miedo y encuentra en el sector inmobiliario mayor seguridad”, sostiene el operador Jorge Toselli, titular de JT Inmobiliaria.

Entre los factores que impulsaron este escenario, el especialista remarca dos. “Por un lado invertir en el mercado bursátil actual, en cualquier parte del mundo, es una locura. En segundo término, decisiones como la que tomó el Gobierno con los fondos de las AFJP también generan incertidumbre; todos temen de que haya un nuevo paso que vaya en este sentido”, dice Toselli.

Carlos Sotelo es el titular de Sotelo Propiedades y vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA).

Coincide con la visión de Toselli, aunque afirma que no le sorprende que “ocurra lo que está ocurriendo”. “Siempre pensamos que se daría un vuelco hacia los inmuebles, ni bien explotó la crisis financiera mundial”, precisa.

Al ser pequeños inversores quienes protagonizan este pase de dinero desde un segmento hacia otro, los desembolsos que se producen no son demasiado relevantes.

En promedio, se compran unidades que arañan los u$s 80.000, aunque los techos pueden tocar los u$s 120.000.

“Algunos, incluso, optan por comprar dos propiedades más chicas en lugar de una. Esa también es una forma que tienen de diversificar sus inversiones, ya que eligen barrios distintos para cada unidad”, explica Sotelo.

En cuanto a la elección de la ubicación, los nuevos inversores inmobiliarios, al menos por ahora, no salen de los lugares comunes.

Recoleta, Barrio Norte y Palermo son los lugares que mayores adeptos encuentran. Sin embargo, y por tratarse de desembolsos no muy elevados, los especialistas sostienen que de a poco se irán volcando a ubicaciones donde los departamentos cotizan por debajo de los que se encuentran en sitios anteriores. Esto se da, incluso, pese a que la rentabilidad de los alquileres hoy roza apenas el 0,6% por mes.

El mercado inmobiliario se comenzó a mover durante el último trimestre a paso lento.

De acuerdo con el último informe elaborado por el Colegio de Escribanos de Capital Federal, la cantidad de escrituras suscriptas en septiembre aumentó un 7,99% respecto de agosto pasado. Contra septiembre de 2007 se ve una caída del apenas el 0,01%.

Por Matías Bonelli.

Temas en esta nota

    Cargando...