En puertas de un nuevo caos de tránsito: estaciones de servicio amenazan con otro paro

Las pymes y el gremio decidieron suspender actividades si no los atiende la Presidenta. El viernes pasado, miles de automovilistas estuvieron afectados por una medida similar.

Por
10deDiciembrede2008a las07:37

Empujados por el éxito que tuvo el cese de actividades del último viernes, los pequeños y medianos empresarios dueños de estaciones de servicio y los sindicatos del sector preparan una nueva medida de fuerza en caso de no obtener una respuesta oficial a sus reclamos.

La futura protesta se extenderá por 48 horas –el doble que la última– a todo el país, según explicaron a El Cronista fuentes empresarias que participan en la organización. La fecha tentativa es el jueves y el viernes de la semana que viene.

Ayer había quedado descartada la posibilidad de ir a un cese de actividades en Navidad. “Nos parece que no debe ser el 24 y el 25. Y tenemos que esperar el retorno de la presidenta Cristina Kirchner (de Rusia) para ver si nos da una respuesta, por lo que tampoco puede ser esta semana”, explicó Rosario Sica, presidenta de Fecra, que reúne a las estaciones de Capital y parte de Buenos Aires. “Esta vez queremos soluciones; no promesas”, completó.

También quedó en el camino la alternativa de hacer un paro por tiempo indeterminado. Sucede que en el sector consideran que las estaciones no tienen capacidad para digerir un cese de actividades tan prolongado.

Aunque el ministro de Planificación, Julio De Vido, acompaña a la presidenta en su gira rusa, instruyó a su mano derecha, Roberto Baratta –coordinador de esa cartera– para que tomara nota del reclamo de los estacioneros. Baratta se reunió ayer por la tarde con Carlos Acuña, el secretario general de la federación que reúne a los empleados del sector para amortiguar la protesta. “El Gobierno quiere romper la mesa de enlace multisectorial”, reflexionaba ayer uno de los dirigentes que participa del cónclave.

Luego de cuatro años autodeclaradas en crisis, las estaciones aplicaron el viernes la mayor medida de fuerza durante la gestión K. Cobró mayor envergadura debido a que contó con el apoyo del sindicato. Por eso uno de los principales objetivos de las estaciones es “mantener unida la mesa” compuesta por Fecra, Cecha –la confederación nacional–, los trabajadores y otras entidades con representación en las provincias.

El sector acusa el cierre de establecimientos por baja rentabilidad. De acuerdo con Cecha, cerca de 3.000 establecimientos cruzaron sus mangueras desde 2003, algo que ocasionó la pérdida de 30.000 empleos.

Las estaciones de servicio acusan que la crítica situación del sector se debe al control de precios que impuso el Gobierno entre 2004 y 2006. Si bien la soga del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sobre los surtidores comenzó a aflojarse este año –hubo subas promedio de hasta un 30%–, los valores están por debajo de los de la región.

Los estacioneros también reclaman garantía de abastecimiento y la renovación automática de contratos con las petroleras.

Si la medida de la semana próxima se concreta, quedarán afectadas las bocas de empresarios pymes. Pero habrá grupos que intentarán cortar accesos a estaciones de Esso, Shell, YPF y Petrobras. Sucede que aunque no adhieren al cese de actividades, algunas petroleras coinciden con el diagnóstico de los estacioneros.

Por Pablo Fernández Blanco.

Temas en esta nota

    Cargando...