Ratifican el embargo de fondos que las AFJP tenían en EE.UU.

Son US$ 200 millones exigidos por los holdouts; el Estado, ahora dueño de ese dinero, apelará

13deDiciembrede2008a las08:03

El juez Griesa criticó la "laxitud" del Gobierno para canalizar los fondos de pensión hacia otras cuentas

Los acreedores que pujan con el Gobierno desde hace años para ejecutar los títulos en default que tienen en cartera quedaron ayer un paso más cerca de cobrar gracias a las inversiones que pertenecían a las administradoras de fondos de pensión (AFJP) en Nueva York y pasaron al Estado.

El juez federal Thomas Griesa convalidó el congelamiento temporal y lo convirtió en embargo definitivo en una orden que se difundió ayer con comentarios categóricos sobre la credibilidad de las autoridades argentinas, el manejo de las cuentas públicas y el destino de los ahorros jubilatorios. Esos depósitos, concluyó, no se reservarán para las jubilaciones, sino que serán usados por el Gobierno y, por tanto, son ejecutables.

"La ley argentina establece que los activos de fondos de pensión no son embargables. Pero las protecciones a los fondos de pensión, escritos en la ley argentina, han sido manipuladas por el Gobierno con el resultado de que ha ejercitado una laxitud virtualmente irrestricta para canalizar los activos de los fondos de pensión hacia cuentas del Gobierno que no tienen destino previsional", estimó el juez Griesa al fundamentar su orden, cuya copia obtuvo LA NACION.

De este modo, los bonistas -holdouts, en la jerga financiera- mejoraron su posición para cobrar al menos parte de sus títulos con cerca de US$ 200 millones en inversiones que las AFJP manejaban en Nueva York cuando se produjo el anuncio de su estatización, según el cálculo del letrado que se presentó por ellas en la audiencia, Oliver Armas.

La eventual ejecución dependerá, no obstante, de la decisión que adopte la Corte Federal de Apelaciones de Nueva York, que recibió el recurso presentado por el letrado que contrató la Anses, Marco Schnabl, para sostener que los fondos no integran las arcas del Gobierno y son "inmunes".

Esa visión se contrapone con la que expuso Griesa, que decidió congelar esos US$ 200 millones mientras la Corte de Apelación expresa su parecer para evitar sorpresas. "La transferencia de esos activos, en particular su transferencia fuera de Estados Unidos, debería ser evitada", explicó.

Apoyado en resoluciones oficiales, artículos publicados por LA NACION, The Times de Londres, The Wall Street Journal y declaraciones de Roberto Lavagna y Amado Boudou, Griesa también estimó que era visible un "patrón de conducta" del Gobierno, que la Anses no actuaría de manera autónoma y que, por lo tanto, "está sujeta a la jurisdicción de esta Corte".

Con más de US$ 26.000 millones en capital e intereses adeudados de bonos que no ingresaron en el canje de 2005, miles de acreedores individuales e institucionales pujan con la Argentina alrededor del mundo para ejecutar sus títulos. De ellos, un poderoso puñado se centró en la puja por lo que queda de las AFJP en Nueva York.

El pleito comenzó cuando tres fondos vinculados entre sí, Blue Angel, Aurelius Master y Aurelius Capital, con reclamos por US$ 553 millones le pidieron a Griesa que congelara de manera preventiva los activos de las AFJP que se encontraban en Nueva York mientras evaluaba si eran activos embargables del Estado argentino o intocables, como los activos diplomáticos. Griesa les concedió una primera y preliminar luz verde el 29 de octubre, que extendió el 14 de noviembre, con duras críticas sobre la seriedad del Gobierno, lo que llevó a una reacción airada del abogado contratado por la Argentina, Jonathan Blackman, y una réplica tajante del magistrado.

"Seguiré hablando sobre la cuestión de credibilidad mientras que la Argentina no honre sus obligaciones -le aclaró Griesa levantando la voz-. ¡Lo que hace está mal! ¡Todo aquel acreedor qu

Temas en esta nota

Seguí leyendo