Unos 6000 empleados, afectados por la crisis

Según el Consejo Federal del Trabajo.

Por
13deDiciembrede2008a las08:06

Las provincias reconocieron ayer la caída de más de 1000 puestos de trabajo desde octubre hasta la fecha y unos 5000 empleados que debieron ser desvinculados de manera temporaria con vacaciones obligadas o suspensiones por parte de las empresas ante los efectos de la crisis mundial.

La evaluación se realizó en el marco del último plenario del año del Consejo Federal del Trabajo, que se reunió en Bariloche, donde los jefes de las carteras de Trabajo de 22 provincias analizaron medidas para afrontar la situación.

Emilio Fernández, presidente a cargo del Consejo Federal del Trabajo y ministro de Gobierno de San Juan, indicó a LA NACION que las cifras oficiales de la caída del empleo que anunció el Ministerio de Trabajo de la Nación en este encuentro "se condicen con lo que manejamos en las provincias".

El plenario respaldó el paquete anticrisis que impulsa el gobierno nacional y el destino de recursos para generar obras de infraestructura y viviendas, que "demandará una importante cantidad de mano de obra", destacó Fernández.

Su par de Río Negro, José Luis Rodríguez, consideró que la crisis "también puede ser vista como una oportunidad" y se incluyó entre los "más optimistas", al indicar que los elementos "legales, institucionales y políticos permiten presentarnos como un escenario de desarrollo en el mundo".

El subsecretario de Fiscalización del Ministerio de Trabajo, Guillermo Alonso Navone, pidió a los gobiernos provinciales "ser creativos" para diseñar nuevas herramientas que permitan afrontar la crisis mundial.

Las provincias expusieron sobre planes puntuales en cada jurisdicción para hacer frente a la situación financiera e impedir la pérdida de fuentes laborales con el lanzamiento de créditos blandos a tasa subsidiada.

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo