Semilleras prevén mal balance porque se sembró menos y cayeron ventas en blanco

Sin financiamiento y granos con precios deprimidos, sembraron 22% menos de área de trigo y 30% menos de maíz. Semilleras creen que perderán ventas por u$s 500 millones.

Por
15deDiciembrede2008a las07:46

La industria semillera, que el año pasado registró ventas por u$s 750 millones en la Argentina, verá recortadas sus primeras expectativas de ganancias para un 2008 que se anticipaba como el limbo hasta marzo pasado.

Tres cuestiones fundamentales invirtieron los escenarios positivos y ponen al sector a las puertas de resignar más de u$s 500 millones.

La sequía, que en un primer momento retrasó la siembra de trigo y maíz, finalmente dejó fuera del calendario los cultivos en muchas regiones. En paralelo, el esquema de retenciones móviles vigente durante cuatro meses desde marzo generó incertidumbre, desalentó a los productores a sembrar los cereales para irse al terreno seguro de la soja. Eso propició una baja del área sembrada: cayó 22% la implantada con trigo y más de 30% la de maíz. Como contrapartida, crecerá 13% la siembra de soja respecto de los 16,1 millones de hectáreas plantadas en 2007. Aún así, el país perderá 700.000 hectáreas totales de cultivos, lo que significa menores ventas de semillas.

Adicionalmente, ya desde la imposición de la tablita de retenciones móviles, los productores venían anticipando rentabilidades menores para esta campaña, y por eso ahorraron en tecnología desde el minuto cero. Esa decisión incluye tanto los fertilizantes y agroquímicos como las semillas, lo que implica que presumiblemente aumentará las ventas en negro de estas últimas, fenómeno denominado bolsa blanca, así como la reserva de granos de los productores para utilizar como simientes, modalidad legal que la ley denomina uso propio.

La bolsa blanca, por la que un productor o semillero vende granos como semillas, alcanzó al 45% de las hectáreas sembradas con soja en 2007, indicó a El Cronista el director ejecutivo de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), Miguel Rapela. “Percibimos que podría subir el uso de la bolsa blanca, pero aún estamos en la mitad de campaña de soja”, analizó.

En conjunto, el uso propio y la bolsa blanca de soja y trigo (los granos híbridos, como el maíz o el girasol, no prosperan bien si se siembran) significaron para las semilleras una merma en sus ingresos de u$s 484,2 millones en 2007, cifra que se acrecentaría y pasaría la barrera de u$s 500 millones para el balance 2008.

Ventas bajo cero

Las semilleras líderes no están vendiendo más semillas de soja que el año pasado, pese al crecimiento del área. Así lo manifestó a este diario Obdulio San Martín, gerente comercial de la firma local Don Mario, que lidera con la holandesa Nidera las ventas de semillas de soja en el país. Sin embargo, el empresario adjudicó la baja relativa al uso propio, aduciendo que, sin financiamiento, el productor prefiere no comprar las semillas y echar mano a sus “gusanos” (las bolsas de silos donde almacenan los granos en el campo).

Por su parte, el gerente de Marketing Nidera semillas, Martín Descalzo, aclaró que “arrancar con una buena siembra es de las pocas cosas que el productor puede controlar”, contra la falta de agua, que no puede manejar.

Resta el último round de la campaña, la soja de segunda, para corroborar los números finales, que ya se anticipan rojos.


Por Julieta Camandone.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota

Seguí leyendo