El maíz ganó hasta 7% por una expectativa de menor cosecha

En Chicago, el cereal encabezó las alzas, que no llegaron a la soja. A nivel local, hubo contagio y el maíz tocó el nivel más alto en un mes. El agro insiste en que necesita medidas.

Por
16deDiciembrede2008a las06:58

A pesar de la extrema volatilidad que rigen a los mercados financieros y de commodities desde el estallido de la crisis global, algunas cuestiones fundamentales de las materias primas comenzaron a impactar en las cotizaciones de los cereales. En ese marco, en las últimas dos ruedas los contratos futuros de maíz en Chicago experimentaron alzas de 9,5%, hasta cerrar ayer en u$s 147,4 la tonelada (un alza de 6,6% en comparación a la clausura del viernes).

En tanto, en las operaciones locales, el maíz disponible tuvo ayer una fuerte suba en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), de 6,9%, para terminar en $ 310 por tonelada. Los negocios en dólares para el cereal disponible mejoraron 8,24%, hasta 92 dólares. No obstante, sobre Rosario, los valores para el cereal disponible quedaron sin cambios a $ 270 la tonelada. Para el maíz de la nueva cosecha se escucharon ofertas de hasta u$s 102,5 la tonelada entregada en abril, una leve mejora respecto del cierre previo.

Las mejoras en los valores del cereal responden principalmente a temores sobre la oferta disponible para las próximas campañas, tanto en el hemisferio sur como en el norte, donde la siembra comienza para abril y mayo. En ese marco, se estima que la producción de maíz argentino caerá entre 30% y 40% respecto del ciclo previo, para ubicarse entre 13 millones y 15 millones de toneladas, como consecuencia de la sequía y las condiciones de mercado desfavorables –cierre de exportación, precios internos planchados, retenciones móviles primero y luego al 25%, y fuerte alza en los costos productivos–.

Pero la decisión de invertir mucho menos en maíz y por ende producir mucho menos, no es una cuestión excluyente de los agricultores argentinos. En Estados Unidos está ocurriendo lo mismo con las previsiones de la campaña 2009/2010 que arranca para el otoño boreal. En ese marco, por primera vez en cuatro años, los productores estadounidenses plantarán menos maíz: 1,5 millón de hectáreas menos previstas para cultivar con el cereal, lo que representa, con igual nivel de fertilización y cuidados, unas 13 millones de toneladas menos de producción. Y, como ocurre en la Argentina, los estadounidenses parecen decididos a volcarse el año próximo a la soja para cerrar los números de una campaña agraria que se avizora como muy complicada. Según el informe de la consultora Informa Economics, difundido el viernes último, los productores norteamericanos sembrarían 7,44% más de hectáreas con soja, en detrimento del maíz, para el que se estima destinar un área de siembra 4,6% menos que en el ciclo previo.

Esas perspectivas de largo plazo, sumadas a la debilidad del dólar de ayer, impulsaron los futuros del maíz en Chicago y ayudaron también al trigo, que ganó 2,46%, hasta u$s 191 la tonelada con entrega en marzo. La soja, por su parte, atravesó la jornada con extrema volatilidad, que la llevó a marcar máximos de contrato en lo que va del mes para terminar finalmente con una retracción de 0,8%, hasta u$s 312,1 la tonelada a entregar en marzo, en sintonía con el derrumbe en el precio del crudo, que había arrancado en alza y terminó con una baja de 3,8% a u$s 44,51 el barril.

Similar recorrido tuvo la soja local, que bajó 0,7% hasta $ 705 la tonelada disponible, mientras que las operaciones en el Matba a mayo ganaron 1,49% hasta u$s 205 por tonelada.

Por Paula López.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota

Seguí leyendo