Dos semanas después del anuncio sigue sin entrar en vigencia la baja de retenciones para cereales

Sin novedades sobre la medida anunciada por la presidenta el jueves 4 de diciembre. De todas maneras, no tendrá ningún impacto en maíz y el efecto en trigo será homeopático.

Por
18deDiciembrede2008a las16:50

Dos semanas atrás la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció que los derechos de exportación aplicados sobre el trigo y el maíz serían reducidos en cinco puntos. Sin embargo, la medida aún no entró en vigencia.

En el caso del maíz disponible, como el Registro de Exportación de Maíz 2007/08 está virtualmente cerrado, la medida no tiene impacto alguno. Pero sí debería haberlo tenido en el caso del trigo disponible 2008/09 (que se encuentra en plena cosecha).

La alícuota del derecho de exportación sobre el trigo, que se encuentra actualmente en 28,0%, debería pasar al 23,0% cuando se efectivicen los anuncios realizados por la presidenta.

La cuestión es que el precio del trigo FOB argentino es tan bajo –por las restricciones a la exportación aplicadas por la Oncca– que una reducción de las retenciones en cinco puntos es inocua para solucionar las gigantescas pérdidas económicas que tendrán en esta campaña los productores de trigo.

Un día antes del anuncio de Fernández de Kirchner, el miércoles 3 de diciembre, la mejor oferta por el trigo disponible en el Up River se ubicó en 392 $/tonelada con un FAS teórico de 381 $/tonelada.

Ayer miércoles 17 de diciembre, si hubiese estado ya vigente la medida, el punto de equilibrio de la capacidad de pago de los exportadores (FAS teórico) habría sido de 412 $/tonelada; es decir, se trata de una medida homeopática para tratar una enfermedad terminal.

Y todo esto sucede cuando, en una situación normal, la competencia entre exportadores y molinos debería estar empujando hacia arriba el valor del cereal al encontrarse con la peor cosecha de trigo de los últimos 12 años (que sería del orden de 9,70 millones de toneladas).

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota

Seguí leyendo