No bajaron las retenciones a la soja

Las oleaginosas no integran el paquete de medidas; segmentarán a los productores de trigo y maíz, y construirán cinco feed lots.

23deDiciembrede2008a las06:51

Ante sus funcionarios y gobernadores más leales, empresarios frigoríficos, fabricantes de fertilizantes y un puñado de productores, la presidenta Cristina Kirchner anunció finalmente el plan de medidas para el campo en el que su entorno trabajó más de un mes. No hubo baja de retenciones para las oleaginosas, la medida más esperada por los productores. El girasol tendrá que esperar, posiblemente, hasta la semana próxima, cuando la mandataria visite el Chaco y haga nuevos anuncios. Y para la soja, según el sector oficial que lo impulsa, la baja del impuesto quedaría para mitad de 2009.

El heterogéneo paquete de medidas de ayer, que terminó de definirse el fin de semana en el círculo íntimo de la residencia de Olivos y que no conformó a la Comisión de Enlace, incluyó precisiones sobre las medidas ya conocidas para el trigo y el maíz y los terneros Holando Argentino, entre otras cosas, y tuvo el inconfundible sello del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. El funcionario no pudo cumplir con la promesa de llevar 1000 productores para que aplaudieran a la Presidenta; ésta tuvo que conformarse con las palmas de dos o tres personas vestidas de gauchos, sentadas cerca de Moreno y junto al líder de la CGT, Hugo Moyano, y al diputado ultrakirchnerista Carlos Kunkel, entre otros.

La Presidenta confirmó que hoy, veinte días después de ser anunciado, se concretará la baja de 5 puntos porcentuales en las retenciones a las exportaciones de trigo y maíz. Puntualizó que se trata de reducciones del 17,7% para el trigo y el 20% para el maíz, cuyos precios en los mercados internacionales bajaron desde julio alrededor del 50 por ciento.

La primera mandataria también precisó cómo funcionará la baja adicional de ese impuesto si la producción aumenta y confirmó que los productores de menor escala tributarán alícuotas diferenciadas. Cuando la producción supere los promedios históricos (13 millones de toneladas para el trigo y 15 millones para el maíz), por cada millón adicional las retenciones bajarán 1 punto para los grandes productores, 2 puntos para los medianos y 5 puntos para los pequeños. Así, en el caso del maíz, si la producción -este año llegaría a 17 millones de toneladas- trepara hasta 25 millones, los grandes productores pagarían retenciones del 10%; los medianos, del 8%, y los pequeños estarían eximidos del tributo. Según dijo Cristina Kirchner, la baja del impuesto se hará efectiva "a través de la declaración de ganancias o, en el caso de los pequeños, muy pequeños, del monotributo".

Temores

Aunque la Presidenta no lo mencionó, en la Secretaría de Agricultura crece el temor por las malas cosechas de cereales, que de no remontarse podrían traer problemas de abastecimiento interno en el mediano plazo. La producción de trigo apenas llegaría este año a los 9 millones de toneladas y sería la peor en más de una década.

En el idioma oficial, pequeño productor será el que produzca hasta 500 toneladas de trigo o 1000 de maíz; mediano será el que logre entre 501 y 2500 toneladas de trigo o entre 1000 y 5000 toneladas de maíz, y grande, aquel que coseche más de 2500 toneladas de trigo o más de 5000 toneladas de maíz.

Entre los anuncios, la Presidenta dijo que Agricultura hará un "informe técnico" sobre los proyectos existentes de ley de arrendamientos, entre ellos uno de la Federación Agraria, y propondrá una nueva ley de contratos rurales. Como éste es un tema sensible dentro de la Comisión de Enlace, el mensaje pareció apuntar a meter una cuña en la unidad del sector, que hasta ahora se mantiene firme.

Fernández de Kirchner también anunció un acuerdo alcanzado por las entidades, el gremio y el Ministerio de Trabajo por el cual los peones rurales quedan c

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota

Seguí leyendo