El campo se endurece y advierte que podría haber más protestas

Los dirigentes criticaron la falta de soluciones concretas para los problemas de la producción.

23deDiciembrede2008a las06:54

Como en los peores momentos del conflicto por las retenciones móviles, el campo recibió con una lluvia de críticas los anuncios de la presidenta Cristina Kirchner para el sector. Desde una "bofetada" hasta "medidas post mórtem" y "poco novedosas", calificaron los representantes de la producción las promesas oficiales. En un clima enrarecido porque se discriminó a la soja y el girasol de cualquier ayuda, los dirigentes advirtieron, además, sobre el creciente malestar de sus bases, lo que podría llevar a una sucesión de protestas.

De hecho, ayer productores entrerrianos cortaron en repudio la intersección de la ruta provincial 32 con la nacional 127 (de lo que se informa por separado), a la altura de la localidad de El Pingo, en la zona rural del departamento de Paraná. Hoy, a las 9.30, en el emblemático piquete de Gualeguaychú, sobre la ruta 14, habrá una asamblea para analizar los pasos por seguir. Anoche se especulaba con la presencia de Alfredo De Angeli, líder de la Federación Agraria de esa provincia.

"Con los anuncios, el Gobierno está inaugurando dos veces un puente que falta construir. Salvo la baja de las retenciones de frutas y hortalizas, no tienen nada de novedoso. La baja del 5% a las retenciones de trigo y al maíz, que ya había sido anunciada el 4 del actual, es minúscula y extemporánea, puesto que representa tan sólo 106 millones en el volumen total de más de 6150 millones de dólares que pagan los productores por derechos de exportación", expresó Hugo Luis Biolcati, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

En diálogo con LA NACION, Biolcati añadió: "Están resentidos con el campo; no se dan cuenta de que llega la crisis. Si no hay un cambio, por la presión (de los productores) vamos a tener que recurrir a medidas de acción directa". Anoche, De Angeli advirtió que "va a haber protestas, y no sólo del campo".

La rebaja del 50% de las retenciones a las frutas frescas y hortalizas fue lo único que quedó al margen de las críticas. Con todo, los dirigentes se quejaron de que no haya incluido a todas las economías regionales.

Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), también fue duro: "La crisis en el sector agropecuario es hoy. Estas son disposiciones sin resultados ciertos y de cumplimiento futuro. Para ese entonces, los pequeños y medianos productores ya habremos desaparecido. Son medidas post mórtem". Néstor Roulet, vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), catalogó de "bofetada" al sector los anuncios. "La situación sigue igual que en el minuto antes de las medidas; acá hacen falta soluciones concretas. Hacen anuncios a la tribuna para ponernos a la gente en contra", afirmó. Pedro Apaolaza, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), advirtió que "a partir de enero la situación se va a complicar". Según adelantó, en la provincia de Buenos Aires empezará próximamente una serie de asambleas zonales. "Van a ser para tomar definiciones", dijo.

Con la soja y el girasol marginados de cualquier reducción de las alícuotas, los dirigentes consideraron insuficiente la baja de retenciones al maíz y el trigo por mayor productividad. "Los puntos adicionales sujetos a un aumento de la productividad son completamente teóricos, porque con las actuales condiciones de productividad es muy difícil que se den en el corto plazo", sostuvo Biolcati.

"Con esto no hay un impacto (en trigo y maíz); el plus (de mayor producción) se logra sembrando más, pero para eso debe haber antes un estímulo", señaló el vicepresidente de CRA. Oscar Alvarado, presidente de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), le pidió al Gobierno que "reflexione". "Realmente la sit

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota

Seguí leyendo