Otra vez, crece la tensión entre el Gobierno y la Mesa de Enlace

Al defender las medidas, el ministro Tomada acusó a los ruralistas de ser "poco proclives a encontrar soluciones". Las cuatro entidades respondieron con un comunicado en el que responsabilizan al Gobierno de "confundir al ciudadano".

24deDiciembrede2008a las06:54

Un día después de que la presidenta Cristina Kirchner anunciara una batería de medidas destinadas a incentivar la producción agropecuaria, que no incluyeron la esperada rebaja de las retenciones a la soja, el Gobierno y los dirigentes del campo volvieron a cruzarse sobre el alcance de los anuncios.

En respuesta a las críticas, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, sostuvo que "ya sabemos cuál ha sido el comportamiento de ese grupo de dirigentes y su espíritu poco proclive a encontrar soluciones". Señaló que las medidas "no son soluciones definitivas ni finales", pero aseguró que posibilitan que el campo "pueda enfrentar la crisis".

En igual sintonía, otros integrantes del Gobierno defendieron los anuncios. El secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, justificó la decisión de no incluir a la soja en los beneficios: "La renta de la soja siempre fue muy superior y estábamos hace bastante muy preocupados por la gran cantidad de soja, en detrimento de otros cultivos importantes como cereales, trigo y maíz", beneficiados con la rebaja de 5 puntos en las retenciones.

La ministra de Producción, Débora Giorgi, se pronunció por mantener las retenciones del 35 por ciento sobre la soja pues "se trata de un cultivo que ha aumentado un 20 por ciento de la superficie del área sembrada". Destacó que la soja mantiene precios internacionales similares a los del primer semestre del año pasado, "en condiciones de una baja importante de los costos".

Los argumentos no convencieron a los ruralistas, que redoblaron sus cuestionamientos. El titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcatti, manifestó que las medidas fueron "una falta de respeto a los productores", y el entrerriano Alfredo De Angeli pronosticó "un año más convulsionado" en 2009. En Gualeguaychú, los productores cortaron por cinco horas la ruta 14 y prometieron volver a las asambleas el 5 de enero para tomar nuevas medidas.

El titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, pareció querer bajar el tono de confrontación: "Sólo un enfermo puede querer otro conflicto como el que se inició con la (resolución) 125", declaró a Canal 3 de Rosario. Buzzi auguró un 2009 de armonía y pidió a Néstor Kirchner "que se calme. No somos destituyentes". Pero agregó que "el modelo de los Kirchner es de concentración económica y supone darle los negocios a los amigos", en alusión al proyecto de crear cinco feed-lots para cría de ganado anunciado el lunes.

Por la tarde, la Mesa de Enlace emitió un duro comunicado en el que calificó el acto en Olivos como una "puesta en escena" donde "se reiteraron viejos anuncios con el único propósito de que la sociedad crea que a este Gobierno le preocupa el campo".

Las cuatro entidades volvieron a reclamar la apertura del diálogo para consensuar "una política agropecuaria integral". Sostuvieron que los anuncios que hizo la Presidenta "confunden al ciudadano común. No sólo se presentaron como nuevas, medidas que ya habían sido anunciadas, sino que se intenta fijar en la opinión pública la idea de que se está ante una baja pronunciada de las retenciones y que se le están dando soluciones al campo". Para las entidades, la disminución representa "tan sólo u$s 106 millones en un aporte superior a los u$s 6.150 millones que los productores transfieren al Gobierno" por retenciones.

También cuestionaron la nueva segmentación atada al aumento de la productividad para diferenciar a productores grandes, medianos y pequeños, que cailificaron de "ciencia ficción" porque "estamos muy lejos de aumentar la producción". Responsabilizaron por ello a las medidas oficiales, que "desincentivan al productor, harto ya d

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota

Seguí leyendo