Una ecuación que suma eslabones y se torna explosiva

En el campo hay una ecuación que no falla: Seca = Malhumor . Lo que nadie sabía hasta el momento que esta fórmula podía potenciarse y convertirse en: (Malhumor al cuadrado) = Seca + Anuncios presidenciales de Fin de Año .

27deDiciembrede2008a las08:28

No estaba en los cálculos de nadie que esta semana se produjeran siete cortes de ruta, ni que se multiplicaran las asambleas de productores.

Fueron las Fiestas y los brindis en familia el único argumento para que los productores autoconvocados volvieran a las casas. Pero a partir del cinco de enero todo estará nuevamente en ebullición. Y nuevamente el núcleo mas duro, como en la protesta por las retenciones móviles, estará en Entre Ríos.

En esta provincia se aplican a la perfección las ecuaciones que explican el malhumor de los productores. Como en casi toda la pampa húmeda, salvo islas bendecidas por las lluvias, los entrerrianos están ingresando al mes de enero sin humedad en el suelo. El mayor riesgo por supuesto lo corren los maíces en floración pero los lotes de soja no dejan de estar amenazados. Una recorrida por los cultivos puede convertirse en una experiencia escalofriante. ¿Qué ocurrirá si no llueve a fin de mes?

Los números no le cierran a casi nadie ¿Qué esquema productivo puede funcionar con la mitad del precio de los granos y la mitad del agua caída de una campaña a otra? Para la mayoría de los contratistas el horizonte es la ruina.

Lamentablemente Entre Ríos no es la única provincia afectada. En el norte de Santa Fe se esta viviendo una catástrofe. En La Pampa se habla de una mortandad de medio millón de vacunos. Y de dos millones de ovinos en el país.

Un inventario parcial de daños al momento indica que la cosecha de trigo está cerca de caerse del piso de los 9 millones de toneladas. Qué según las estimaciones se sembró un 20% menos de maíz y un 23% menos de girasol. Qué la siembra de soja aumentó, un 7%, pero no tanto como se esperaba. Por lo que la superficie agrícola será menor que la esperada. Y que esta campaña tiene enterradas un millón de toneladas menos de fertilizantes que la del año pasado, algo que se pagará, sin dudas, con menos quintales a cosecha.

Así que, siguiendo con las ecuaciones matemáticas del malhumor de los productores, es predecible la reacción del campo cuando esta semana se escucharon los anuncios que venían desde Olivos. La soja y el girasol quedaron afuera de cualquier rebaja en sus retenciones algo que se esperaba con expectativa porque se suponía que el camino iniciado con el trigo y el maíz se iba a afirmar.

Se desilusionaron hasta los más optimistas que veían un giro favorable en el Gobierno de la mano del ministerio de la Producción, de Débora Giorgi, y hasta de un nuevo discurso de la presidenta Cristina Kirchner en su visita a Rusia en el que abogaba por ganar mercados y aumentar las exportaciones de carne. Sólo los productores frutícolas y hortícolas se llevaron algo con la rebaja del 50% de las retenciones a las exportaciones y los pequeños productores de maíz y trigo una promesa de beneficios futuros con el programa maíz y trigo plus.

Como anécdotas de los anuncios de Olivos se deberían mencionar, ya que ayudan a pintar el cuadro de las relaciones de fuerza en el gobierno, la pública tirada de orejas de la presidenta a Giorgi y el entusiasmo que provoca en el Gobierno un proyecto descabellado como es el engorde de 200.000 terneros Holando en cuatro feed lots. No se sabe a ciencia cierta cuánto saldrá esta aventura pero sí, y con exactitud, quienes la terminarán pagando.

La sensación inequívoca que tienen los productores en estos momentos es la de estar solos sin un gobierno capaz de acompañar ni entender el difícil momento que se esta viviendo.

Se viene entonces un verano complicado. Con productores protestando, que es lo que menos saben hacer, desatendiendo la producción, que es lo que mej

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota

Seguí leyendo