Privilegian darle más cobertura a los suelos

José Antonio Martínez dijo que esta campaña producirá un "trigo light" y "orgánico", porque no se uso el paquete tecnológico. COMERCIO. Los silos en Rosario esperan que lleguen las cargas con trigo.

Por
03deJuliode2009a las17:29

"Muchos agricultores tucumanos encararon la campaña triguera pensando sólo en proteger el suelo de la erosión, buscando cobertura, buscando tener un campo limpio y buscando hacerse semillas para la campaña 2010", resumió para LA GACETA Rural el ingeniero y productor José Antonio Martínez, socio de la Cooperativa Unión y Progreso de La Ramada.

En la zona de influencia de la institución los trigos muestran un desarrollo bastante retrasado.

"Era de esperar porque faltó frío pero, en mayor medida, porque nos faltó agua", consideró. "Arrancamos con un bajo perfil de agua, que se hizo más grave, como siempre, hacia la zona este de Tucumán", explicó, y aclaró: "la falta de lluvias es normal en esta época del año en la provincia".

Por otro lado, Martínez destacó que las plantaciones no presentan problemas sanitarios de envergadura.

"No tenemos pulgón, sólo detectamos algunos focos de oruga, pero en una superficie con menor impacto respecto del año pasado", dijo. "El principal problema que enfrentan los trigueros tucumanos es la gran incertidumbre que existe sobre la comercialización del grano una vez cosechado", advirtió el profesional.

La pregunta obligada es porqué los productores siguen trabajando con esta gramínea.
"Se hizo menos trigo porque los productores no saben qué volumen de demanda habrá ni qué volúmenes se exportarán, que son factores que dependen de la decisión del Gobierno nacional", dijo Martínez, expresando su disconformidad con la política errática del Gobierno nacional.

"La sequía es muy fuerte en el sur del país, en la Pampa Húmeda, por lo que se sabe que la campaña será reducida", dijo, y de inmediato agregó: "el trigo del norte del país no está en mejores condiciones, pero los agricultores decidieron sembrar confiando en que los precios se entonarán en el momento de la cosecha y que podrán recuperar la inversión".
Por eso, Martínez definió a la actual campaña triguera en Tucumán como la que producirá un "trigo orgánico, light, sin fertilizantes y sin aplicarle tecnología".

"Sin curasemillas y sin fertilizantes el productor triguero se juega por completo, espera que no aparezcan otros problemas y apuesta a ver cómo responde el cultivo con sus rindes", comentó.

El productor justificó la decisión que adoptaron otros trigueros como él. "El trigo es una gramínea que es buena para el suelo; es bueno para el campo si después haremos soja, y también es bueno para tener semilla para la otra campaña", dijo, y agregó: "espero que el clima nos acompañe".

Temas en esta nota

    Load More