En Bahía Blanca y Coronel Rosales el stock bovino es el más bajo desde 1990

En el primer semestre de este año los animales vacunados cayeron en un 10% con respecto al mismo período de 2008. La cría en la lista de actividades en extinción: el stock de vacas cayó un 15%.

Por
07deJuliode2009a las17:18

El stock bovino en los partidos bonaerenses de Bahía Blanca y Coronel Rosales se redujo en el último año en torno a un 10% y alcanzó el nivel más bajo desde que se llevan registros de vacunación en la zona.

En el primer semestre de 2009 se vacunaron en Bahía Blanca 95.012 cabezas contra 105.394 en el mismo período de 2008 (-9,8%), mientras que en Rosales se inocularon 46.297 cabezas versus 51.791 (-10,6%), según datos de la Fundación Bahía Blanca-Rosales para la Sanidad Animal (Fubarosa).

“Vemos con mucha pena como año a año se van cayendo los stock en nuestra zona, llegando a niveles como el actual, que es el más bajo desde que se comenzó en 1990 con las vacunaciones”, indicó hoy a Infocampo Jorge Grimberg, titular de Fubarosa.

“Los motivos son totalmente conocidos: la falta total de rentabilidad y de previsibilidad de la actividad y la sequía”, agregó el médico veterinario.

Si se desglosan los datos por categoría, se observa que las vacas pasaron en Bahía Blanca de 39.793 en 2008 a 33.532 en 2009 (-15,2%), mientras que en Rosales la caída fue del 14,5% (24.342 en 2008 contra 20.803 en el primer tramo de este año).

La caída del stock es aún mayor para el caso de los novillos. En Bahía Blanca la baja fue del 31,9% (8401 en 2008 y 5718 en 2009). En Rosales la merma fue del 30,1% (2081 cabezas en 2008 versus 1453 en 2009).

Para el caso de los toros, la baja en ambas zonas fue del 15,6% (3612 cabezas en 2008 contra 3047 en 2009).    

“La cría –principal de la actividad en nuestra región– fue desalentada por ser la moneda de ajuste de toda la cadena invernadora, con el agravante de que el único negocio rentable de la ganadería está basado en compensaciones recibidas por unos pocos que alientan a producir animales con cada vez menos kilos de carne”, agregó Grimberg en referencia a los feed lots.

“Los criadores afectados por la sequía y al falta total de expectativas futuras no tienen más capital para poner en las vacas, lo que determina la venta forzada de animales a precios casi de regalo”, relató Grimberg. “Indefectiblemente, se deben cambiar en forma urgente las políticas anti campo que lleva adelante este gobierno”, finalizó.

Temas en esta nota