A pesar de las lluvias el área de siembra esperada de trigo quedaría en 2,80 M/ha

Así lo estimó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. A la fecha se lleva sembrado 1,60 M/ha versus 3,0 M/ha en la misma fecha de 2008.

Por
08deJuliode2009a las17:02

A pesar de las recientes lluvias que se presentaron en el centro-este de Buenos Aires, parte de Entre Ríos y el sur de Santa Fe, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires mantuvo la estimación de área de trigo 2009/10 en 2,80 millones de hectáreas (la misma que la semana pasada).

Las precipitaciones –algunas abundantes– registradas en algunas zonas trigueras “permitirían sumar siembras adicionales del cereal con variedades de ciclo corto a muy pocos días del cierre de la ventana de siembra”, indicó hoy el informe de evolución de cultivos de la Bolsa de Cereales.

Pero aclara que “las precipitaciones de comienzo de semana pasaron nuevamente de largo por las zonas secas de Córdoba, La Pampa, centro-norte de Santa Fe, parte del sur de esta provincia y del sudoeste y oeste de Buenos Aires”.

El informe de la entidad también apuntó que “no se descartan futuros recortes si los aportes de agua no llegan a tiempo en amplias regiones del sudoeste bonaerense y de La Pampa, aún con posibilidades de incorporar el cultivo hasta principios de agosto”.

En el norte de La Pampa y el oeste de Buenos Aires se habrían implantado a la fecha 81.900 hectáreas de trigo, equivalente al 63% de la intención inicial de siembra. En tanto, en la región Sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa el área sería de apenas 121.000 hectáreas (22% de la intención programada).

A nivel nacional se habrían cubierto 1,60 millones de hectáreas, mientras que en la misma fecha de 2008 se habían sembrado ya 3,0 millones de hectáreas. En la última semana se agregaron 225.000 hectáreas localizadas
mayoritariamente en el sudeste de Buenos Aires y en Entre Ríos.

Más allá de la situación presente en esas dos zonas –donde las lluvias fueron buenas– en el resto de las regiones trigueras se advierte en muchos casos que la germinación y nacimiento de las plantas se demoró más de lo normal; en algunas situaciones ya existe riesgo inminente de pérdidas de plantas.

“La debilidad de las plántulas debido al estrés hídrico las hace más susceptibles al daño ocasionado por la presencia de los pulgones. En no pocas zonas las reservas en el perfil edáfico complicaría la formación de macollos”, apuntó la Bolsa de Cereales.

La mala noticia es que las perspectivas meteorológicas indican que sólo una escasa proporción del área agrícola nacional recibiría lluvias dispersas en los próximos días.

Temas en esta nota

    Cargando...