El Gobierno justifica los aumentos

En el Ministerio de Planificación aseguran que no hay nuevos ajustes, sino que se trata de aumentos anunciados a fines de 2008. En el caso del gas, se explicó que las subas financian las garrafas a bajo precio.

Por
11deJuliode2009a las08:12

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, defendió los incrementos en las tarifas de luz y gas -anunciados en 2008 para eliminar subsidios- al explicar que impactan sobre una pequeña porción de los usuarios de alto poder adquisitivo.

"Si hay mucho consumo es porque la capacidad adquisitiva es mayor y en ese sentido obramos", afirmó De Vido al contestar versiones periodísticas que contaron sobre las facturas de luz y gas que llegan a los hogares con aumento de entre el 80 y el 400%.

El ministro recordó que los ajustes en luz y gas se aplican para eliminar parcialmente subsidios y sincerar las tarifas. Oscilan entre 10 y 50%, precisó, "tomando en cuenta los volúmenes de consumo que es realmente la forma de medir la capacidad adquisitiva de un hogar".

Además, explicó que dentro de esos aumentos, en el caso del gas, se incluye la compensación a los usuarios de gas en garrafa "que es el sector más desposeído de la población y logramos una garrafa social, que está disponible en todo el país".

"Por quinta vez consecutiva, el diario Clarín se refiere a un aumento que fue público y explicado y anunciado por mí en 2008, para transporte y distribución tanto en luz como en gas", puntualizó el funcionario. Aclaró a su vez que no se aplicaron incrementos "ni a industrias ni a comercios, para garantizar la plena productividad".

De Vido detalló que la quita de subsidios a la energía eléctrica dejó afuera al 92% de los usuarios y el 8% incluye en forma escalonada a los que consumen más de 1.000, 1.400 kilowatios y 1.800 kilowatios. "El subsidio es cero porque no tenemos lo argentinos por qué subsidiar a los que más consumen", se defendió.

En el caso del gas, el aumento impacta al 18% de los usuario, que consume más de 1.800 metros cúbicos al año. Este límite fue elevado de 1.000 a 1.800 metros cúbicos/año en área metropolitana de Buenos aires ""para no complicar a los sectores medios"", destacó De Vido.

Durante los primeros cinco años del kirchnerismo, las tarifas de los servicios públicos estuvieron congeladas para evitar afectar a la clase media, lo que -según expertos- generó distorsiones tales como que el gas, por ejemplo, era tan barato que hasta se usaba para climatizar piletas en countries.

SIN DEMORAS

El ministro asimismo rechazó que se haya demorado el envío de facturas para después de las elecciones. "Es mentira porque las boletas corresponden al bimestre mayo/junio, y estamos en julio y están llegando. Eso es manipular la informació", disparó.

Además de algunos medios, varias voces de la oposición habían salido a cruzar al Gobierno porque consideraban que había "pisado" los incrementos hasta que pasaran los comicios.

Por otra parte, De Vido reveló que con recursos del Fondo de Infraestructura -cuestionado por los medios- "se está haciendo el tendido de redes de gas en Tartagal (Salta) después del desastre en esa población; se esta haciendo el gasoducto del Cruce del Estrecho de Magallanes para que tengamos más volúmenes de gas en el continente e importemos menos desde Bolivia y menos por barco", en alusión al GLP, que se importa por el Puerto de Bahía Blanca.

 

Temas en esta nota

    Cargando...