Campo: el oficialismo dilata el debate en Diputados y busca retomar la iniciativa

El bloque K espera conocer la agenda del diálogo y pide que las políticas agropecuarias las defina el Ejecutivo. Entre hoy y mañana, Rossi se reunirá con el jefe de Gabinete.

Por
13deJuliode2009a las07:18

Contención es la palabra que signa por estas horas cada movimiento en el bloque oficialista de la Cámara de Diputados. Su conductor, Agustín Rossi, pasa los días hablando uno a uno con los 116 legisladores que permanecen formalmente dentro del redil; mientras espera una reunión con el nuevo jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Ese encuentro, que se concretaría entre hoy y mañana, definirá la agenda que la bancada kirchnerista intentará imponer en lo que queda del año, tras la dura derrota en las elecciones legislativas. En la vereda de enfrente, la mayoría de la oposición no solo tiene definido cuál será el leitmotiv de sus reclamos (la política agropecuaria), sino que avanza en reuniones para lograr forzar una sesión especial durante agosto. Mañana mismo, diputados de la UCR, el PRO, el PJ disidente, el socialismo y, pese a algunas diferencias, la Coalición Cívica, volverán a reunirse con dirigentes del sector.

Para el oficialismo, las discusiones en el Parlamento deben supeditarse a la instancia de diálogo convocada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. “No tiene sentido mandar proyectos al Congreso si se ha entablado un diálogo. La agenda parlamentaria la tiene que hacer el jefe de Gabinete”, consideró un vocero del bloque en diálogo con El Cronista. Por eso, hasta no recibir esas precisiones del Ejecutivo, la bancada que conduce Rossi no se prestará a ningún debate. Mucho menos si gira en torno del campo. La emergencia sanitaria por la pandemia de Gripe A que paró la actividad legislativa fue, en ese sentido, una gran ayuda para el kirchnerismo.

Rossi -que, al igual que sus diputados, se enteró de la convocatoria al diálogo viendo a la Presidenta por televisión- considera que los problemas de la política agropecuaria no deben resolverse en el Parlamento, sino en el Ejecutivo. “El Congreso no puede ser el lugar donde se resuelvan las alícuotas tributarias, se transforma en un lobby gigantesco. Lo lógico es que el ámbito de discusión lo dé el Ejecutivo”, explicaron cerca suyo. La alusión, directa, apuntó a la intención opositora de modificar la ley para que los legisladores tengan la facultad de establecer derechos de exportación, que actualmente ejerce la Casa Rosada.

Ese proyecto -que impulsan diputados del radicalismo, el macrismo, el justicialismo no kirchnerista, el socialismo y la Coalición Cívica- recibirá mañana una nueva puntada. Los legisladores se reunirán desde las 11.30 en el anexo de la Cámara baja con dirigentes de las entidades agropecuarias. Despreocupados del llamado al diálogo presidencial y de las conclusiones que de allí pudiesen surgir, los opositores avanzarán en su intención de imponer una sesión especial en la que se discutan sus iniciativas, que también abarcan a la ley de emergencia y la rebaja de las retenciones a las exportaciones del sector. Deben conseguir para ello que 129 diputados se sienten en sus bancas. La última vez que intentaron algo similar alcanzaron a juntar 108. Después de la debacle electoral del kirchnerismo aspiran a convencer a algunos integrantes del Frente para la Victoria, aunque esa posibilidad aparece distante.

El martes último, en la primera de esas reuniones tras las elecciones, intentaron apurar esa sesión especial y realizarla esta semana. Diferencias internas, sin embargo, los obligaron a apaciguar sus ansiedades. Ahora barajan como posibilidad el mes de agosto.

Para ese momento, también el oficialismo debería tener definida su agenda legislativa. Ninguna de las partes tendrá entonces motivos para aplazar el debate.

Por Noelia Barral Grigera.

Temas en esta nota

    Cargando...