La cadena maicera da por acabado el acuerdo entre exportadores y gobierno

A treinta días del inicio de la siembra de trigo, la Asociación de Maíz y Sorgo Argentino (Maizar) dice que “la realidad muestra que el último acuerdo entre el gobierno y los exportadores fue un fracaso“ y que “como no hay tiempo que perder“, es fundamental que se tomen medidas para que no se pierda la cosecha. Una rebaja de retenciones y la liberación de exportaciones, señalan, serían las medidas necesarias para que los productores no le den la espalda al grano.

13deJuliode2009a las07:55

Maizar convocó a una conferencia de prensa mañana para presentar sus proyectos, pero el director ejecutivo de Maizar, Martín Fraguío, habló con punto biz para adelantar los principales conceptos.

“Está todo bastante complicado”, reconoce el ejecutivo, pero luego aclara: “igual el contexto actual nos permite ser algo más optimista”. Según Fraguío, en el mercado mundial el maíz sigue aumentando en relevancia y consumo y el plano interno, tras el resultado del las elecciones, hay espacio para cambios en las políticas agropecuarias. “Si hay señales que logren mejorar anímicamente a los productores todo puede mejorar”, se entusiasma.

Maizar participó de la última reunión de la Mesa de Consenso Agropecuaria, que reúne a la agroindustria con legisladores de la oposición, y está al tanto que hasta los diputados oficialistas están más propensos al diálogo.

En la cadena maicera son optimistas con cambios porque aseguran que la realidad mostró el fracaso del último acuerdo entre exportadores y gobierno para subir el precio de maíz, replicando el entendimiento alcanzado por el trigo.

“Ya no hay precio de pizarra ni en la Bolsa de Comercio de Rosario. Es que los exportadores sabían que no iban a poder cumplirlo porque está agotado el saldo exportador entonces no hay razones para que ofrezcan los precios del acuerdo a la producción”, señaló Fraguío.

Además, señaló otra particularidad. “El mercado de maíz tiene tan atomizada la oferta como la demanda. Es el caso contrario a la soja, porque en el maíz los grandes exportadores no tienen gran peso”, dice y cuenta que “pese a que no hay operaciones en las bolsas hubo muchas operaciones fuera de recinto entre ganaderos, feedloteros, polleros y procesadores avícolas”. Fraguío insiste: “No había condiciones para que ese acuerdo funcione porque el gobierno iba a liberar exportaciones si estaba garantizado el consumo interno primero”. Si bien el director ejecutivo de Maizar reconoció que el acuerdo permitió subir de $350 a $450 el precio del grano, aclara que las operaciones fueron pocas y los exportadores están totalmente retirados del mercado y los productores desconfiados de vender.

“Se necesita un precio de pizarra, es una referencia para todos los productores y por eso hay que normalizar el mercado y volver a trabajar en una formación transparente d e precios”, resaltó. Para Fraguío, “hay que instalar en la imagen del productor de que el precio será transparente y en función del libre mercado, esa es la señal que necesita el productor para decidirse a sembrar”. Según Maizar, “la baja de unos puntos en las retenciones también serviría como mensaje alentador al productor”, pero reconoce que es el tema más conflictivo y que “un buen comienzo, y menos problemático, sería abrir los mercados y liberar las exportaciones”.

Según el análisis que hace Maizar, “hay voluntad de este Congreso, incluso antes de que lleguen los nuevos legisladores, de empezar a resolver los problemas y saben que la decisión de siembra no puede esperar a diciembre/marzo; y si se quiere salvar la cosecha 2009/2010 las decisiones se tienen que tomar ahora”.

Es ahí donde la entidad pone sobre la mesa la necesidad de que se” abran los registros de exportación con el compromiso de que no se van a tocar y que el funcionamiento del mercado va a ser nor

Temas en esta nota

    Cargando...