Escasa autocrítica y amenazas

Sólo Buzzi objetó el tono de la Comisión de Enlace; estudian medidas de fuerza.

Por
29deJuliode2009a las07:16

Con la única excepción de Eduardo Buzzi, en el campo no hubo arrepentimiento alguno por la embestida verbal contra el Gobierno que anteayer protagonizó la Comisión de Enlace. No sólo esto: además, deslizaron amenazas de eventuales medidas de fuerza que tomarían si el Gobierno no les diera una respuesta a sus pedidos en la reunión que mantendrán con la Presidenta pasado mañana.

Luego de las críticas de algunos dirigentes de la oposición a la Comisión de Enlace (ver aparte), el líder de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, fue el único que reconoció cierto exceso en los discursos de anteayer en la Rural: "Los tonos fueron un poco altos", afirmó.

"Tengo que reconocer que pudo haber habido un error, justo es reconocerlo. No estamos en la batalla de una 125; tenemos que ser cuidadosos con los tonos", señaló el ruralista. Sin embargo, en su organización, la más combativa de las cuatro principales entidades del agro, reinaba ayer la satisfacción por el resultado de la asamblea en la Rural. Y mucho más entre los socios y directivos de la Sociedad Rural, que no están acostumbrados a asambleas masivas como la de anteayer, a la que asistieron más de 1000 productores. Allí hubo duras críticas a la presidenta Cristina Kirchner y al gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

El tenor de las palabras le valió a la Comisión de Enlace las críticas de algunos de sus aliados de la oposición. Sin embargo, más allá de las palabras de Buzzi, ningún otro dirigente mostró reparos sobre la puesta en escena.

Además, en el campo no faltan quienes sostienen que si pasado mañana no se llevan de la reunión con el Gobierno los resultados que esperan, podría haber nuevas medidas de fuerza.

Cerca de la Comisión de Enlace esperan que la administración Kirchner baje las retenciones al trigo y al maíz ?lo que no tiene costo fiscal? y anuncie medidas urgentes para la lechería. Si eso se concreta, dicen, podría ceder el ánimo belicoso que persiste en el sector agropecuario.

En ese sentido, funcionarios de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) estarían trabajando en una propuesta sobre retenciones a los cereales: trigo no se exportará porque la última cosecha apenas alcanza para el consumo doméstico, y las retenciones por el saldo exportable de maíz ya fueron adelantadas por los exportadores.

Por otro lado, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, retomó ayer las negociaciones con una parte del sector tambero y la industria láctea, para lograr que los productores reciban $ 0,97 por litro de leche cruda. El polivalente funcionario volvió a la carga con los mismos métodos que aplica en la lechería desde hace más de un año: presiona a los industriales para que paguen más y promete un subsidio del Estado para apuntalar el precio, que actualmente no supera los $ 0,75.

Temas en esta nota

    Cargando...