Poco margen de negociación para la reunión del gobierno y el campo

Los ruralistas desconfían de Moreno y la Oncca; el jefe de gabinete jura que Néstor Kirchner no tiene nada que ver. Más subsidio nacional al tambo.

Por
01deAgostode2009a las08:10

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró hoy que su “objetivo” es “resolver el tema” del conflicto entre el gobierno y las entidades rurales por las retenciones a las exportaciones de granos, y destacó que “estas cosas solamente las discuto con la presidenta de la Nación”.

El jefe de gabinete recibirá esta tarde a la Mesa de Enlace de las cuatro entidades del campo, en medio de una interna oficialista. Mientras Fernández apuesta al diálogo y niega que Néstor Kirchner intervenga en el tema, la persistencia del secretario de Comercio y de la estructura de la Oncca y su ex titular -hoy en la Afip- Ricardo Echegaray, asoman como un escollo para el entendimiento buscado.

Hoy Fernández tuvo que salir a negar en forma tajante que la discusión por la baja de las retenciones esté comandada desde las sombras por el ex presidente Néstor Kirchner: “Sería un gesto de denigrar, de ofender, de dejar de lado a la presidenta, y él no lo haría”, dijo.

“Se necesita un cambio de actitud de parte del gobierno para negociar un acuerdo en niveles tolerables para las retenciones a las exportaciones de granos”, sostuvo por su parte el titular de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi

El inconsulto subsidio a los tamberos anunciado ayer por la presidenta dejó sabores ambiguos entre los productores. El gobierno anunciaría incentivos a la ganadería y la rebaja de retenciones en trigo maíz y girasol, pero siempre con controles en los mercados de exportación.

Para la Casa Rosada, el precio de la soja en los mercados internacionales no justificaría tocar ese emblemático arancel. El campo quiere una rebaja también allí, pero fundamentalmente reclama levantar las barreras a la exportación que el gobierno nacional sostiene con los mecanismos que administra la Oncca (Roe verde o blanco y cupos en las ventas al exterior).

“La reunión es importante. Vamos con un grado de escepticismo que no puedo ocultar. Venimos de muchas de estas reuniones de tiempo atrás, desde principio del problema con el campo”, dijo Hugo Biolcati, titular de la SRA.

No obstante, admitió que “aparte de ese grado de escepticismo hay también una expectativa, porque el escenario político del país es completamente distinto después de las elecciones” legislativas.

Un mal antecedente

Guillermo Moreno fracasó ayer en su intento para que la industria láctea pague parte del subsidio a los tamberos. Cristina tuvo que postergar por varias horas su visita a Villa María donde finalmente, tras el fracaso del secretario de Comercio, anunció un subsidio de la Nación de 20 centavos por litro a los tamberos, con un alto costo fiscal cuando el gobierno padece déficit de las cuentas públicas.

La decisión nacional sólo contó con la adhesión de una parte de los tamberos, pero aisló más a la Casa Rosada. El gobernador Schiaretti no acompañó a la presidenta en su breve paso por Córdoba, porque el subsidio “no fue consultado ni informado previamente a los gobiernos provinciales donde están las cuencas lácteas, ni a la Mesa de Enlace nacional, ni a la Mesa Tambera nacional; ni con la Mesa de Lechería provincial”.

El presidente de la Unión General de Tamberos (UGT), Emiliano Amondarain, evaluó que el aumento en el subsidio “es un pequeño paliativo” y consideró que “ahora hay que trabajar en cuestiones de fondo, como mantener abiertas las exportaciones” del sector.

 

Temas en esta nota

    Cargando...