Recibidores de granos levantaron ayer el paro

Los recibidores de granos, que paralizaban desde la tarde del lunes los embarques de distintas empresas en los puertos bonaerenses de Bahía Blanca y Necochea, en rechazo a un "despido injustificado", acataron ayer la conciliación obligatoria dictada por el ministerio de Trabajo y levantaron desde las 19 la medida de fuerza.

Por
05deAgostode2009a las07:23

Pablo Palacio, secretario gremial de la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (URGARA) indicó ayer que por el término de 10 días el gremio deberá abstenerse de realizar medidas de acción directa contra la firma Sociedad General de Control (SGC), mientras que la misma deberá reincorporar a un trabajador despedido sin causa.

Aunque el despido fue el disparador de la medida de fuerza, que duró 24 horas, el conflicto en el sector continúa abierto, y tiene que ver con la diferencia salarial existente entre lo que reclaman los trabajadores y lo que ofrecen los empleadores.

Palacio le dijo ayer a "La Nueva Provincia" que el gremio decidió denunciar a empresas de control y exportadoras del sector, por "realizar despidos injustificados y mantener una posición intransigente en la discusión salarial, desde hace más de 3 meses".

Precisó que "SGC despidió intempestivamente a un trabajador por reclamar su regularización, ya que se desempeñaba en carácter de eventual desde hacía dos años".

El gremio mantiene un conflicto desde hace más de 90 días con los exportadores nucleados en dos cámaras, que son los que a juicio de la dirigencia tienen capacidad para destrabar la situación. El conflicto involucra a unos cien trabajadores.

En una operación de compra de cereales intervienen las empresas de control (multinacionales), que representan los intereses del importador; los exportadores; y las terminales de carga, que se ocupan de brindar el servicio de elevación y embarque.

Tanto las empresas de control como los exportadores se rigen por el convenio de Exportación, pero las primeras, nucleadas en la Cámara de Agentes de Inspección (SGC, ITS, etc.), se eximieron estatutariamente de entender en negociaciones salariales.

"Eso obedece a una estrategia para evitar la negociación salarial, y obliga al ministerio a convocar a once empresas de control, lo que aleja la posibilidad de cualquier acuerdo.

"Lo que pretendemos es que sean los exportadores los que se hagan cargo de la situación, porque en definitiva son los que afrontar el costo del servicio, aunque después se lo trasladen al importador", dijo ayer Palacio.

Agregó, que la dilación del conflicto es inexplicable, si se tiene en cuenta que "un buque parado le cuesta al exportador U$S 20.000 dólares diarios, mientras que el costo del servicio de control de calidad no supera los U$S 2.000 por cada 10.000 toneladas".

"Con Puertos Privados --otra rama de la actividad-- cerramos con $3.500 de sueldo básico, más un adicional de mil pesos, mientras que en Exportación estamos en $2.400 más el adicional. No podemos cerrar por menos de eso", adelantó ayer Palacio.

La medida de fuerza obligó a mantener detenida desde el lunes la carga de un buque con fertilizantes, que ayer debió volver al canal ante la proximidad del cambio de marea, mientras que también se vio afectada la actividad de Cargill. Al mismo tiempo, en el puerto de Necochea fueron dos los buques que debieron esperar a que finalice el conflicto para poder atracar.

Temas en esta nota

    Cargando...