Curioso: YPF exporta aceite y harina de soja

En 2008 comercializó 110.000 toneladas de soja convertida en subproductos, cifra que la firma busca elevar a través de una nueva modalidad de venta de insumos al productor.

Por
06deAgostode2009a las07:21

Pese a los avatares que sufrió el negocio agroexportador argentino en el último año y medio, la visión de largo plazo es optimista. Por eso, en 2007, la mayor petrolera del país, YPF, cambió su estatuto para poder exportar granos y subproductos, negocio ahora incipiente pero que planea incrementar en los próximos años.

Ese hecho le permitió comercializar, el año pasado, unas 110.000 toneladas de soja convertidas en harina y aceite. La firma, de capitales mayoritariamente españoles y gerenciada por la familia argentina Eskenazi, se convirtió así en la única de su rubro que saltó el cerco y hace, en mucho menor escala, la tarea de traders de granos como Cargill, Bunge y, Dreyfus.

El negocio empieza con la venta de insumos a los productores. El gas, gasoil, los agroquímicos y fertilizantes y las bolsas de silaje que YPF le vende a sus clientes agropecuarios pueden pagarse a través del sistema de canje de granos. Con este mecanismo, YPF se alzó con 200.000 toneladas de granos en 2008, de las que poco más del 50% correspondió a soja. A través de un convenio con Molinos Río de la Plata, de la familia Perez Companc, la petrolera entrega soja y paga por el servicio de molienda, para luego exportar los subproductos. Y vende el resto de los granos –maíz, trigo, girasol, sorgo y arroz– a las firmas Bunge, Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y próximamente, Los Grobo.

Se estima que la demanda de insumos para el agro crecerá a partir de un incremento de la producción de granos del país, que en 2015 alcanzaría 122 millones de toneladas. Esto implica un crecimiento superior al 80% de lo recolectado en la campaña pasada (la peor de la década, por la sequía).

YPF espera, además, incrementar su participación en las ventas de insumos para el agro a partir de una nueva estrategia comercial, los centros de distribución YPF Directo que la firma presentó ayer.

Ambos movimientos le permitirán hacerse de más granos para crecer en el negocio de la exportación, aunque también se destinará una parte a suplir las necesidades del corte obligatorio con biocombustibles.

Traccionar la demanda

El primer centro de distribución mayorista YPF Directo demandó una inversión de u$s 1,3 millones, y comercializará conjuntamente todos los productos del segmento agropecuario. Así, la empresa busca traccionar a los compradores de combustibles y lubricantes –donde es líder– hacia las otras unidades de negocio.

Los cuatro mercados agrícolas en los que la empresa participa facturaron en conjunto u$s 4.320 millones en 2008, de los que YPF se quedó con el 21 por ciento.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...