El Gobierno paga subsidios al transporte y la energía, pero demora los del campo

De acuerdo con información pública, las partidas del organismo que dirige Emilio Eyras no sólo están subejecutadas, sino con importantes demoras en las cancelaciones.

10deAgostode2009a las07:49

Mediante el anuncio de nuevas medidas, entre ellas mayores compensaciones al sector lácteo, el Gobierno intentó la semana pasada generar un acercamiento con el campo. Sin embargo, el agro es el sector que más tarde está cobrando los subsidios oficiales.

La Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) no sólo ejecutó, en lo que va del año, apenas 37% de un presupuesto de $ 3.836 millones, sino que de las compensaciones autorizadas, sólo una tercera parte está efectivamente pagada. De los $ 1.457 millones devengadas, el organismo saldó apenas $ 457 millones, por lo que la deuda asciende a $ 1.000 millones.

Mientras tanto, otros sectores que reciben subsidios del Gobierno tienen una ejecución más alta –están sobreejecutadas– y, además, están cobrando casi en tiempo y forma. Tal es el caso de las compensaciones destinadas al transporte aerocomercial, automotor, ferroviario y para la generación de energía eléctrica. En la mayoría de los casos, el Estado subsidia la compra de combustible.

El programa mediante el cual se destinan los fondos para el transporte aerocomercial ejecutó 72% de los $ 1.736,8 millones y de las partidas autorizadas, está saldada casi la totalidad. Lo mismo ocurre con los $ 2.870 millones previstos para subsidiar el transporte automotor, de los cuales se gastó casi el 70% y, de ello, se pagó el 90%. La misma situación se visualiza al analizar la ejecución de las transferencias al sector ferroviario y de energía eléctrica, según la información pública comunicada de forma corriente por el Ministerio de Economía.

El reciente informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (Asap) reveló que del total de subsidios previstos para 2009, sólo se ejecutaron $ 15.242,3 millones –43%– y que, en el análisis desagregado por sector, los rubros agroalimentario, rural y forestal e industrial son los menos favorecidos, con niveles de compensaciones autorizadas del orden de 35%, 28% y 19% respectivamente frente a lo presupuestado (ver gráfico). En cambio, las ejecuciones de subsidios en los sectores energético y del transporte fueron del 42% y 51%.

Las demoras en el pago de las compensaciones al agro no son una novedad. Desde que fueron implementados, para evitar una disparada de precios alimenticios en el mercado interno, los plazos de pago son largos. Y es por eso que el campo cuestiona el sistema y prefiere mejoras directas, como por ejemplo, la rebaja en las retenciones. No obstante, los retrasos en los pagos se hicieron ahora más importantes debido a los problemas de caja.

El esquema de compensaciones, además, resulta engorroso para tramitar la adhesión. En el caso del reciente anuncio de los nuevos subsidios a la producción láctea, el productor ya no podrá anotarse en la Oncca o mediante la sociedad rural de su zona, sino que ahora deberá enviarle, a través de las usinas, una carta dirigida al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, pidiéndole que lo dé de alta. Los tamberos también podrán inscribirse mediante la presentación de la declaración jurada “Solicitud de Incorporación al Mecanismo destinado a otorgar aportes no reintegrales a productores tamberos”, de acuerdo con la resolución 6688 publicada el viernes en el Boletín Oficial.

Según el informe de Asap, “se produjo en la primera mitad del año una fuerte desaceleración en el pago de subsidios, que si bien permitió bajar el ritmo del crecimiento del conjunto de los gastos, resultó parcialmente compensada por los incrementos en los pagos de capital –transferencias a provincias, por ejemplo–, prestaciones a la seguridad social y remuneraciones”.

Crece l

Temas en esta nota

    Cargando...