A no dormir sin frazada que el clima para la próxima campaña no está asegurado

La Fundación Ciencias Agrarias conjuntamente con la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR, estrenó ayer un moderno sistema de videoconferencias con la disertación del especialista en ciencias meteorológicas y director de la Consultora de Climatología Aplicada (CAC), el Dr. José Luis Aiello.

11deAgostode2009a las08:04

La temática abordada por el especialista fue “El cambio climático: causas y escenarios futuros”. Antes de la disertación, punto biz habló con Aiello.

El mercado descuenta que habrá mucho mejor clima para la próxima cosecha, sobre todo luego de esta fuerte sequía. Pero lecturas más detallistas no permiten entusiasmarse tanto. ¿Qué escenario ve?
Los escenarios climáticos se deben entender probabilísticamente. Y la realidad es que los eventos de lluvia, que son los que definen la actividad agropecuaria, son dependientes de fenómenos de gran escala y fenómenos de pequeña escala. Los fenómenos de gran escala corren a nuestro favor para la próxima campaña. Es que como v a haber un “Año Niño” hay un 80% de probabilidad de que las lluvias se ubiquen por encima de lo normal en el período noviembre marzo desde el norte de Río Grande do Sud hasta el centro de la región pampeana, un beneficio importante para cultivos como maíz y soja. As que desde la gran escala las cosas corren a nuestro favor. Pero los fenómenos de pequeña escala que no son pronosticables con anticipación, pueden correr a favor o en contra de la provisión de agua. Entonces, podemos tener un “Año Niño” donde los fenómenos de corta escala se dan como fenómenos de bloqueo (no permiten entrar los frentes y por lo tanto no llueve) y entonces nos deja en el otro 20% de probabilidades. Hay que mirarlo así: los fenómenos a gran escala son netamente favorables y los otros hay que verlos, porque pueden jugar en contra, neutros o tal vez a favor. Es un año con escenario de largo plazo con rendimientos para el maíz y la soja con rendimientos por encima de la tendencia, al girasol en o por debajo de lo normal y en trigo, que es otra historia, que depende de cómo llueva en noviembre por problemas sanitarios. Pero el trigo que tuvo el agua necesaria (tanto en invierno como en septiembre y octubre) cuando todavía no se hace presente el efecto del “Niño” puede venir muy bien, pero en las últimas etapas puede tener problemas por exceso de lluvias.

Ahora que se termina la presente cosecha, ¿se puede confirmar que climatológicamente fue la peor de la historia por la sequía?
Se puede decir que fue una de las sequías más importantes. Pero hay que definir también en qué región hablamos. Por ejemplo, entre julio de 2008 a julio de 2009 en Tandil cayeron 390 milímetros, mientras que en Rosario casi 800. Las precipitaciones en Rosario se dio en un 70% de los casos, y en Tandil fue la más baja de todo el siglo. Hay grandes regiones, como el oeste de Buenos Aires, Córdoba, el norte de Santa Fe donde tuvieron un evento seco con una recurrencia de 40/50 años. Esto es, que ocurre cada 40/50 años, pero no en otros lugares no fue así como en Venado Tuerto. Es más, desde Tandil a Venado hay unos 200 kilómetros y un ingrediente de lluvias muy distinto.

¿Se puede repetir en la próxima campaña un escenario tan inestable entre zonas cercanas?
Se puede dar. Justamente uno de los impactos del cambio climático es que aumentaron todas las inestabilidades. Hay más frecuencias de nubes convectivas, que son las que generan mayor cantidad de lluvias en cortos períodos, o mayor frecuencia de pulsos calientes y fríos. El año pasado hube entre diciembre y febrero temperaturas medias muy por encima de lo normal que generó más demanda de la atmosfera y a los perfiles bajos por la poca lluvia se agudizó el contenido de humedad y de ahí los problemas que tuvimos con la soja que hizo bajar los rendimientos. 


Acercando puntas

La videocon

Temas en esta nota

    Cargando...