El momento de la soja y del maíz. Por Flavia Rossi (*)

Habrá un mes más de fuerte escasez en el mundo, aunque la proximidad de la cosecha en Estados Unidos anticipa mayor disponibilidad y presión de oferta. Mientras el mercado internacional se va llenando de ofertas, en el país las exportaciones de maíz siguen sin autorizarse y se acerca la fecha de siembra.

Por
14deAgostode2009a las06:51

El mundo sigue necesitado y está pagando premios extraordinarios por las entregas disponibles. Sin embargo, en poco más de un mes arrancará la cosecha de Estados Unidos y la situación tenderá a normalizarse.

Esta situación, los compradores internacionales la conocen y China, como principal importador del complejo, lo está aprovechando. Los embarques de soja de la nueva campaña están un 15 por ciento más baratos que los de la mercadería disponible (la diferencia superó los 60 dólares esta semana), razón por la cual las compras más grandes son diferidas.

En Argentina sucede algo parecido. En el mercado FOB la exportación pide más de 60 dólares que Chicago para entregarle a sus clientes el poco poroto que les queda, mientras que en el mercado interno la pizarra de mil pesos por tonelada arroja un premio de más de 30 dólares respecto al valor de la nueva cosecha.

Los valores más altos son hacia fin de año (280 dólares a enero 2010), cuando se teme por la poca mercadería que quedará en el circuito interno para abastecer a las fábricas. La producción fue de apenas 32 millones de toneladas y se llevan exportadas más de tres millones de toneladas como poroto. Lejos quedaron años en que se de procesaron 36 millones de toneladas (el 2007), lo que significa que las fábricas tendrán que mantener altas sus ofertas para asegurarse la provisión de la mercadería.

¿Un alivio de cuánto? La posición del futuro mayo 2010 de soja está descontando que habrá mucha más soja que este año. Se espera crecimiento de área y que los rindes ayuden para romper nuevos récords de producción; la discusión se limita a precisar cuánto más habrá.

El caso del maíz es diferente. No se siente la escasez del final de la campaña y el mercado internacional está acomodándose a un balance mucho más holgado de lo que se creía meses atrás. En junio se pensaba que la cosecha 2009/10 de Estados Unidos –principal exportador– caería en más de cuatro millones de toneladas y esta semana el Usda revisó sus hipótesis asumiendo que la producción crecerá en más de 16 millones de toneladas gracias al buen clima.

En el otro extremo del continente se pelea por el segundo puesto del ranking mundial de exportaciones. Si todo sale como se espera, Brasil tendrá una mayor producción y desplazará a Argentina del lugar que típicamente ocupaba.

Contexto complicado. Mientras que el mercado internacional se va llenando de ofertas y el mercado climático estadounidense se va agotando, la política tributaria aduanera de Argentina espera ser ratificada, las exportaciones de cereales siguen sin autorizarse y se acerca la fecha de siembra.

El productor argentino está definiendo su esquema de siembra y los forwards de la nueva campaña volvieron a desaparecer.

Sería una pena dejar pasar el momento de incertidumbre y esperar a que la oferta esté definida. Cuando se confirme la mayor producción, veremos los techos de precios en un nivel más bajo.

(*) Analista de mercados de fyo.com

La Voz del Interior

Temas en esta nota

    Cargando...