El campo se juega sus últimos cartuchos en el Senado para evitar una derrota holgada

Habrá asambleas y vigilias en el interior y una mateada frente al Congreso para esperar la votación de mañana. Desconfían del voto de Reutemann, que anticipó su oposición.

19deAgostode2009a las07:13

Dirigentes del ruralismo federado y autoconvocado desfilaron ayer por los pasillos del Congreso para intentar dar vuelta lo que hasta ahora es una cómoda victoria oficialista en el Senado, que mañana daría la media sanción restante para prorrogar por otro año las facultades delegadas al Poder Ejecutivo, entre las que sobresale la potestad de fijar la alícuota de las retenciones. Los ruralistas se preparan para continuar hoy con los cabildeos, a la vez que los más efusivos anuncian movilizaciones frente al Parlamento y a la vera de las rutas para aguardar la votación.

Desde temprano y hasta entrada la noche, los autoconvocados buscaron reunirse ayer con una decena de legisladores que son considerados indecisos y que, de ser convencidos, podrían dar vuelta la votación.

Entre ellos se cuentan justicialistas recientemente alejados del Frente para la Victoria, como la rionegrina María José Bongiorno, la justicialista riojana Teresita Quintela, aliados al kirchnerismo, como los catamarqueños del Frente Cívico y Social Oscar Castillo y Marita Colombo y los fueguinos María Rosa Díaz y José Martínez y el representante del Movimiento Popular Neuquino (MPN) Horacio Loira, entre otros.

Con todos ellos, más los santafesinos Carlos Reutemann y Roxana Latorre, el oficialismo cuenta entre 40 y 41 votos, más de los 37 necesarios.

La postura de Reutemann y su compañera de bancada irritó a los ruralistas de Santa Fe. La semana pasada, Latorre sumó un voto decisivo al dictamen de mayoría que permitió tratar mañana la prórroga de la delegación de facultades en el Senado. Si bien fue un voto en disidencia total, sirvió para que el kirchnerismo reuniera las ocho voluntades necesarias para que la comisión de Asuntos Parlamentarios subiera al recinto el proyecto. Reutemann y Latorre advierten ahora que votarán en contra del proyecto, pero la dirigencia agropecuaria desconfía. “Aunque yo no lo hubiera firmado, bajaba igual al recinto”, se justificó Latorre.

“Cuesta pensar que una persona de su experiencia haya caído en el error, porque con su firma en el proyecto oficial, aunque haya sido en disidencia total permitió que el oficialismo sólo necesite la mitad más uno de los miembros de la cámara para deliberar”, afirmó el presidente de Federación Agraria, Eduardo Buzzi. El titular de la Sociedad Rural de Santa Fe, Hugo Iturraspe, fue más duro: “(Latorre) ha traicionado a los santafesinos y productores que sin ninguna duda votaron por Reutemann”, dijo. Otro ruralista lamentó que el ex gobernador fuera “tan impredecible”.

La mesa de enlace, en tanto, se reunirá esta tarde pensando en el día después de la votación. Sus integrantes admiten que la votación está definida y que por eso no se mueven tanto como en ocasión de la resolución 125 sobre retenciones móviles del año pasado. Esa actitud provocó descontento entre los autoconvocados, que pugnan por una actitud más dura de los dirigentes federados. “No nos jugamos el todo por el todo”, afirman cerca de la mesa de enlace, que descuenta un Congreso más favorable a partir del 10 de diciembre.

Mientras, el presidente de la FAA de Entre Ríos y líder autoconvocado Alfredo De Ángeli, que ayer recorrió el Senado, insistió en que la protesta rural podría volver luego del jueves. “Hay mucha voluntad de una medida de fuerza”, dijo. Si bien Buzzi convalidó que el estado asambleario es creciente, otros integrantes de la mesa de enlace piensan más en la futura composición del Parlamento, más afín a sus intereses, que en una próxima protesta.

Los autoconvocados e integrantes de FAA aguardarán la votación de mañana con una mateada en la Plaza Congreso

Temas en esta nota

    Cargando...