La ley de arrendamientos promete polémica dentro de la mesa de enlace

El gobernador Hermes Binner fue el encargado de la apertura oficial del congreso de Aapresid.

Por
20deAgostode2009a las07:08

Confundida frente a un escenario poselectoral inesperado, la dirigencia agropecuaria no sólo asistirá hoy casi con seguridad a la aprobación legislativa de la prórroga de las facultades delegadas al Ejecutivo para fijar la alícuota de las retenciones. También pena por la posibilidad de que la semana próxima Diputados le dé media sanción al proyecto que modifica la ley de arrendamientos agrícolas, un misil dirigido a medir la cohesión de la mesa de enlace rural.

La iniciativa, que el año pasado recibió dictamen positivo en comisión, podría ser tratada directamente en el recinto la semana próxima merced al acuerdo entre el oficialismo y la centroizquierda. El presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, aseguró ayer que una nueva ley de arrendamiento "es una necesidad para el campo" y admitió que ese tema "generará diferencias" con el resto de las entidades..

Buzzi celebró a medias la resurrección legislativa de un proyecto, como es el marco regulatorio para los arrendamientos rurales, que nació de la propia FAA. Lo hizo en el congreso de uso y tenencia de la tierra, instancia similar a la que años atrás alumbró un paquete legislativo orientado a una mayor intervención del Estado en el sector.

Y aunque aseguró que el debate de la ley de arrendamientos no "quebrará la unidad de la mesa de enlace" y comprometió tropa para vigilar desde las rutas el debate sobre facultades delegadas, no disipó la desconfianza de la dirigencia agropecuaria.

En Rosario, el congreso de Aapresid se hizo eco de la preocupación de los ruralistas por un escenario poselectoral que no termina de convalidar políticamente el programa que creen haber impuesto el 28 de junio.

"Se vienen días difíciles en el Congreso", advirtió el vicepresidente de la comisión de Agricultura en Diputados, Cristian Gribaudo (Unión Pro), quien estimó que hasta la renovación parlamentaria de diciembre, el gobierno "tratará de sacar todas las leyes que pueda para castigar y dividir al campo". Se quejó porque en la transición "muchos legisladores que dejarán sus bancas piensan en su futuro personal", extremando la labilidad del voto. De hecho, recordó que "en la votación de las facultades delegadas en Diputados el oficialismo sumó voluntades y nosotros las perdimos". No se privó de sembrar sospechas sobre los motivos por los cuales Roxana Latorre firmó el despacho oficialista en la Cámara alta.

La advertencia de Gribaudo se extendió a la ley de arrendamientos, que "apunta a dividir al sector".

Entre otros puntos, el proyecto del diputado Eduardo Macaluse (SI), extiende los plazos de los contratos de alquiler, limita la cantidad de tierra a tomar en arriendo, impone prácticas de conservación del suelo al arrendatario y prohibe el contrato accidental. Desde otro punto de vista, el investigador Osvaldo Barsky advirtió en que la norma puede ser un bomerang para los productores más chicos porque está pensada para proteger a un arrendatario que, en muchos casos, dejó de ser la parte débil de la relación contractual.

Pero más allá de la ciencia, los dirigentes del agro arden porque "su victoria" en las elecciones no se refleja en el Congreso. Y ven que el gobierno está dispuesto a triplicar la apuesta. "Ignora la voluntad del pueblo en las urnas y nos pone nuevos desafíos, que ya llevaron a una crisis", advirtió el presidente de Aapresid, Gastón Fernández

Fondo sojero

La pelea por la distribución de los fondos de la soja es "una curiosidad santafesina" ya que "no ocurre en otros lugares del país", dijo ayer el gobernador Binner al referirse a los proyectos legislativos que proponen elevar el porcentaje de esa masa de recursos que debe transferirse a municipios y comunas.

Temas en esta nota

    Cargando...