XVII Congreso de Aapresid - "Argentina tiene una profunda crisis de consenso social"

El ministro de Educación se refirió a la oportunidad que tienen los países en desarrollo para continuar profundizando el crecimiento económico y la productividad. Además puntualizó cuáles son los desafíos de Argentina para aprovechar esa situación histórica.

20deAgostode2009a las10:23

Durante la primera jornada del XVII Congreso de AAPRESID “EcoProgreso” que se desarrolla hasta el viernes en el Centro de Convenciones Metropolitano Rosario, se hizo presente en la ciudad el prestigioso sociólogo y economista, Juan José Llach, reconocido además por desempeñarse como ex ministro de Educación durante 1999-2000.

El especialista, autor de numerosas publicaciones escritas, dictó la conferencia “La crisis global, los países emergentes y una oportunidad sin precedentes para la Argentina” y se refirió a los desafíos de los diversos países que se nuclean bajo la denominación común de emergentes.

Ante un auditorio colmado de asistentes que seguía sus explicaciones atentamente, Llach se mostró animado y opinó que, a pesar de la reciente crisis financiera que azotó al mundo entero, su visión del futuro de la economía global es moderadamente optimista, estimando que la recuperación se iniciará en el tercer o cuarto trimestre de este año.

En ese marco, se refirió de lleno al destacable crecimiento registrado en los países emergentes y se explayó sobre cinco razones específicas que auguran que ese proceso de cambio ascendente puede llegar a prolongarse en el tiempo.

De este modo, Llach detalló en esos países la creciente oferta de trabajo ilimitado a salarios constantes, el amplio margen de aumento de la productividad (dado por la suba del precio de los comodities y el descenso del precio de la tecnología), la creciente mejora de inversión en educación, la incorporación al consumo del 50 por ciento de la población mundial con demanda recíproca entre países emergentes y las políticas económicas “mucho más sensatas que en el pasado”.

El ex ministro de Educación explicó que debido a esta situación, “aproximadamente 4100 millones de personas en África, América Latina y Asia, cerca de dos tercios de la población mundial, están aumentando rápidamente sus ingresos desde niveles muy bajos, y esto tiene consecuencias sin precedentes sobre la demanda de alimentos, cuyas perspectivas de mercado se acentúan por el hecho de que la mayoría de los países de África y Asia carecen de ventajas comparativas o competitivas suficientes para satisfacer esta creciente demanda”.

Tras cartón, agregó  que el gran desafío que tiene la Argentina es ”encontrar una economía política que deje de reprimir y pase a potenciar el desarrollo del sector agroalimentario, dando cabida al mismo tiempo al desarrollo de la industria y los servicios”.

Sin embargo, Llach reconoció que nuestro país padece una profunda crisis de consenso que es necesario encarar y resolver si se quiere aprovechar esta posibilidad de crecimiento.
En esa línea, esbozó una agenda con una gran variedad de puntos que deberían acordarse y negociarse a la hora de avanzar en el desarrollo del sector agroalimentario.

Así, se refirió a la urgente necesidad de revisar el sistema impositivo argentino, el desarrollo de las economías regionales y la distribución de la renta fiscal. En el mismo sentido, indicó que deberían buscarse políticas de consenso en el tema de los gravámenes a las exportaciones y el impacto que ello tiene zonas núcleos y en zonas marginales. Asimismo, planteó que debe debatirse y negociar el modo en que se compatibiliza el crecimiento con la biodiversidad productiva y remarcó que en el contexto definido las ventas de las producciones de soja y de carne de pollo van a crecer muy por encima de las otras producciones.

Más tarde se refirió a la necesidad de consensuar también la política

Temas en esta nota

    Cargando...