En Wall Street ahora creen que el peso no se devaluará tanto

El mejor clima tras el 28J calmó las fuertes expectativas de devaluación afuera. Los grandes fondos prevén ahora una depreciación del peso cercana al 4% de acá a fin de año.

Por
21deAgostode2009a las07:45

La estrategia de Martín Redrado tuvo éxito. Los fantasmas de una devaluación fuerte se disiparon. O al menos así lo muestra el, por ahora, parate en la demanda de divisas en el mercado local –con ciertas restricciones mediante, hay que decirlo– aunque también los precios de los contratos de dólar afuera –donde aquí el Banco Central no tiene incidencia–.

De esta manera, cubrirse en dólares a cualquier precio ya no resulta tan atractivo para los inversores. De hecho, es lo que están marcando los Non Delivery Forwards (NDF), los contratos de dólar a futuro que se negocian en Nueva York. El precio de estos contratos viene bajando desde el mes de junio cerca de un 7%. Y las tasas implícitas que arrojan se redujeron casi a la mitad. Mientras que previo a las elecciones legislativas, los NDF mostraban rendimientos en torno al 30% –incluso algunos plazos superaban este número– comparadas con el precio del día del dólar mayorista local, hoy estas tasas se redujeron en torno al 15%. Para poner un ejemplo, el 22 de junio el NDF negociado a 90 días rendía un interés implícito de 30% y hoy para ese plazo la tasa arroja casi un 14%.

Este movimiento significa, nada más y nada menos, que los grandes fondos que operan afuera desistieron a la idea de que el peso de depreciará fuerte como prevían hace apenas dos meses. Si bien los contratos que sirven como referencia son los más cortos –de 30 días a 6 meses–, la tendencia a la baja pegó más en aquellos negociados a plazos más largos. El NDF a un año, por caso, pasó de $5,45 el 22 de junio a valer $4,51 (precio de ayer). Es decir, pasó de una tasa de 17%, contra una devaluación del 44% esperada para el mismo plazo previo al 28J. Para Ramiro Castiñeira, de Econométrica, “es la contracara de la moneda. Bajan las expectativas de devaluación, disminuye la fuga de capitales y el costo de oportunidad de posicionarse en moneda local se achica”. La abrupta caída en el riesgo país –ayer en 914 puntos contra 1231 el 22 de junio– y el repunte de bonos fue esencial para el cambio de tendencia.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota

    Cargando...