Weskamp pidió recortar las atribuciones de la Oncca

La Bolsa de Comercio de Rosario celebró ayer su 125º aniversario con un acto que fue encabezado por el presidente de la Institución, Jorge Weskamp, junto al gobernador de la provincia de Santa Fe, Hermes Binner, y al intendente de la ciudad de Rosario, Miguel Lifschitz.

21deAgostode2009a las07:50
Entre el numeroso público presente, que colmó el salón de usos múltiples del Edificio Torre, se encontraban los presidentes de instituciones representativas de los distintos sectores de la actividad económica y de importantes empresas de la cadena agroindustrial.

Durante su discurso Weskamp hizo un reconocimiento especial a los pioneros que hace 125 años advirtieron la necesidad de una organización que sumara voluntades y les permitiera expresarse y potenciarse. “A esos soñadores idealistas cuyos deseos se fueron concretando con el transcurso del tiempo les siguieron otros de sucesivas generaciones que sostuvieron los objetivos de la asociación y los engrandecieron hasta llegar a nuestros días”, señaló.

El titular de la BCR se refirió a las razones que permitieron consolidar a la Argentina como uno de los principales países agroexportadores hasta las primeras décadas del siglo XX, y sostuvo luego que durante el medio siglo posterior a la Segunda Guerra experimentó un comportamiento económico claramente declinante, con escasos y breves períodos de recuperación.
“El país tuvo un desempeño económico sorprendente por lo negativo. En ese medio siglo, la Argentina ostentó el récord mundial de inflación interanual, una de las más bajas tasas de crecimiento del PBI y de ingreso por habitante del mundo, una exigua participación en el comercio exterior, un elevado porcentaje de su población bajo la línea de pobreza y un fuerte aumento de la proporción de la población activa ocupada en el sector informal”, graficó.

Dijo que ese lamentable desempeño económico “se vio acompañado por un no mejor desenvolvimiento en los planos social y político”, que atribuyó a la errónea convicción de que “los procesos de desarrollo son independientes del contexto institucional del país”.
Para Weskamp ello influyó en la credibilidad y sostenibilidad de las políticas en el tiempo y en el respaldo social que las decisiones públicas generaron. “Los continuos ataques contra la seguridad jurídica y económica de los inversores hicieron que éstos dejaran de considerar al país como una plaza atractiva. La riqueza generada, en una buena medida, no se reinvirtió aquí. La puja distributiva agravó las tensiones sociales”.

Para superar esta situación el presidente de la Bolsa rosarina abogó por diálogos y consensos que permitan formular políticas de Estado a mediano y largo plazo para mejorar la calidad institucional, la educación, la seguridad y el sistema de salud. “Nos referimos a aquellas cuestiones esenciales que deben decidirse con previsiones a largo plazo, que no admiten ser discutidas periódicamente o con cada cambio de gobierno”, expresó.

Sobre la actualidad, el presidente de la Bolsa advirtió que la creciente intromisión del Estado en la economía constituye uno de los dilemas más preocupantes.
 
“Esto ha provocado una evidente distorsión de los precios relativos y un enrarecimiento de los mercados que generan equívocas señales para la asignación de los recursos, limitan drásticamente la producción y desalientan notablemente las decisiones de inversión privada”, dijo y señaló que el campo no es ajeno a estas intromisiones. “Más allá de los hechos de la naturaleza que en los últimos tiempos lo han castigado duramente, viene soportando una presión impositiva alta".
 
Por último Weskamp insistió con la necesidad del diálogo para encontrar una salida a la actual situación.

Temas en esta nota

    Cargando...