XVII Congreso de Aapresid - Nos preocupa lo público cuando tememos por lo privado

La frase pertenece al rabino Sergio Bergman, referente religioso y social en el ámbito de la política cívica, quien disertó sobre los dilemas éticos y morales en nuestro país. Además redefinió la participación ciudadana.

Por
22deAgostode2009a las08:23

En el XVII Congreso de AAPRESID se llevó a cabo la conferencia sobre el compromiso de los ciudadanos en la esfera pública, la charla concitó el interés de los más de 2200 participantes y los 200 periodistas en las tres salas del Centro de Convenciones Metropolitano de Rosario.

El rabino Sergio Bergman, referente religioso y social en el ámbito de la política cívica, comenzó su disertación pidiendo “paz para todos nosotros”, y en un juego de palabras con la institución convocante bregó: “En esta siembra directa que nos convoca, esperemos que podamos cosechar la paz”, deslizó, para luego hacer un raconto del los hechos históricos que suscitaron en el país en los últimos 200 años. “Sabemos que el pueblo sí quiere saber de qué se trata”, dijo.

Para el rabino Bergman, es indispensable saberse dentro de este territorio nacional y -según manifestó- siempre recordando el contrato moral y social de la Constitución Nacional, “no decir, sino hacer. Trascender en aquello que iniciamos y no continuamos”.

Fue contundente a la hora de parafrasear en relación a la coyuntura política y social actual: “No debemos reaccionar fuerte y mal cuando ya te vivieron a buscar, sino vivir en lo sagrado de la ley y aprovechar los espacios públicos que supimos conseguir”, dijo. También habló de la “hegemonía de poder que existe hoy en Argentina”, y que se sigue respondiendo a un esquema unitario.

En relación a la pobreza, Bergman fue contundente: “Es más que un escándalo, es una vergüenza”. Y agregó que, “sin ideales no hay futuro”. No solo bregó por “el verdadero ingenio de los ciudadanos, que soñaron un país mejor”, sino que también pidió que no abandonemos los sueños, “a pesar de los desaciertos de los gobernantes”.

En el mismo sentido, el rabino, que encabezó las últimas marchas por la inseguridad en la Ciudad de Buenos Aires, recalcó: “Soñar la Argentina de los próximos cien años no nos sale. No podemos porque saltamos de crisis en crisis”, dijo.

El mensaje no dejó de apuntar a los jóvenes, que eran mayoría en el auditorio. Sin titubear, Bergman dijo: “Nos decimos ciudadanos y actuamos como personas. Nos preocupa lo público cuando tememos por lo privado”. Sugirió que el 10 por ciento de los que aportamos en el ámbito privado lo hagamos en la esfera pública, aunque sin especificar, el cómo y cuándo. Además, destacó: “Hay que darle a la Argentina más corazones que razones. No se trata de ir en contra de todos, sino a favor de un proyecto nacional. Bergman utilizó un recurso patriótico para explayarse en su idea. “Antes de cantar el Himno Nacional y decir: Oh juremos con gloria morir, digamos Oh juremos con gloria vivir”, destacó para finalizar.

Temas en esta nota

    Cargando...