XVII Congreso de Aapresid - "Hoy en día tenemos unas 53 mil hectáreas en implementación de agricultura certificada"

Juliana Albertengo, del área técnica de AAPRESID explicó los beneficios de adoptar la agricultura certificada y señaló que el principal desafío para hacerla extensiva en Argentina es modificar la cultura de trabajo de los productores.

Por
22deAgostode2009a las08:38

Durante el último día del XVII Congreso de AAPRESID se dedicó una amplia parte de la jornada para abrir la discusión sobre Agricultura Certificada (AC). Se trata de la denominación que AAPRESID eligió para su nuevo gran desafío: el de difundir y propiciar la utilización de un sistema de gestión de calidad, específico para esquemas de producción en Siembra Directa.

Según la institución la AC es un paso más en la evolución natural de la Siembra Directa. Es una invitación a que cada empresa agropecuaria transite por un camino de mejora continua, alineando objetivos productivos y ambientales, en el corto y el largo plazo.

De acuerdo a la explicación desarrollada en las diversas conferencias la implementación de un sistema de gestión de calidad ambiental y productiva, implica realizar una agricultura precisa, rentable y sustentable como muchos de los miembros de Aapresid ya vienen implementando, así como también describir y monitorear las acciones y conductas productivas. La meta final es alinear los objetivos, muchas veces contrapuestos, de producir más y simultáneamente conservar e incluso mejorar el ambiente.

En esa línea, Juliana Albertengo, del área técnica de AAPRESID explicó los beneficios de adoptar la agricultura certificada y señaló que el principal desafío para hacerla extensiva en Argentina es modificar la cultura de trabajo de los productores.

- ¿ Cuáles son los principales beneficios de adoptar el sistema de agricultura certificada?

-Por un lado están todos los beneficios económicos que la siembra directa en sí le provee al productor. Por otro lado también tenemos posibilidad de acceder a descuentos o a mejores precios y atenciones personalizadas de parte de las empresas de insumos, maquinarias, todas las empresas socias de AAPRESID. Además está la posibilidad de acceder a un mercado diferencial. Aparte, a medida que va implementando el sistema, el productor incorpora conocimientos e información que antes no se tenía y se va enterando de cosas que antes no tenía la menor idea.
También es importante en el caso los arrendamientos, porque le permitiría diferenciarse tanto al propietario como al arrendatario.

-Y qué sucede en relación a la posibilidad de incrementar la colocación de productos en otros mercados como la Unión Europea por ejemplo?
- El interés está, negociación cerrada no hay ninguna todavía pero el interés es grande y es mucho. Estamos en plena negociación pero todavía no podemos confirmar nada.

-¿Cómo está Argentina en relación a este tema en particular?

- Hoy en día tenemos aproximadamente unas 53 mil hectáreas en implementación de agricultura certificada pero no hay ningún establecimiento certificado todavía, estimamos que llegarán los primeros hacia fin de año.

-¿Cuáles son las principales trabas que encuentran los productores para no adquirir este sistema?

-Muchos de los productores expresan que la dificultad es el cambio cultural. El cambio cultural es que los productores tengan el ejercicio de tomar registro de todo lo que hacen y de afrontar que un ente externo, que obviamente no es AAPRESID, verifique que ellos están haciendo las cosas bien, eso es principal. Hay muchas personas que se resisten a ese cambio, por la misma razón que se resistían al cambio durante los inicios de la siembra directa. Es una cuestión de pensamiento que a la larga se va solucionando, igual nosotros estamos contentos porque venimos bien, estamos cumpliendo con nuestros objetivos.

Temas en esta nota

    Cargando...