El campo clama por una buena lluvia

Las condiciones extremas de frío y sequedad del ambiente en julio potencian las habituales condiciones de falta de humedad de agosto. Las futuras siembras de soja y de caña, y la floración de los limoneros, requieren de mayores condiciones de humedad que las actuales. Más de 100 días sin agua.

Por
25deAgostode2009a las10:51

El frío y la ausencia de lluvias no son inusuales en esta época del año, pero sí lo es el hecho de que se lleven más de 100 días sin precipitaciones. Durante ese lapso pasó julio, un mes que se caracterizó por haber transcurrido con temperaturas más bajas que las habituales, en un ambiente también más seco que lo normal. En consecuencia, los campos tucumanos requieren que llueva en el corto plazo para aliviar los cultivos en progreso y preparar los suelos ante las futuras siembras de caña y de soja, y para el florecimiento de los limoneros.

"Llevamos más de 100 días sin agua, porque si bien hubo una breve lluvia en junio, sólo sirvió para asentar el polvo. Ahora tenemos viento zonda de altura, que normalmente se daba en julio, y por eso se registra tan baja humedad relativa", explicó a LA GACETA Juan Rubén Pedraza, del Observatorio Meteorológico del INTA Famaillá. Reveló que julio fue histórico debido a los bajos niveles de humedad y de temperatura. "Según nuestros registros, en 43 años no hubo un mes en que se conjugaran estos factores como ahora", recalcó Pedraza. El Observatorio Meteorológico del INTA Famaillá observó que la temperatura mínima promedio y la temperatura promedio general de julio presentaron "desvíos negativos" de 2,8º y 1,8º centígrado respectivamente, a lo que se sumaron heladas de magnitud. "En síntesis, julio de 2009 fue mucho más frío que lo normal", sentenció la institución. La conjunción de factores climáticos adversos en julio derivó en que agosto sea mucho más difícil de sobrellevar para los cultivos. 

El productor de granos Víctor Pereyra, ex presidente de la Sociedad Rural de Tucumán, observó que los calores tempranos que se registraron este año se sumaron a la falta de agua para perjudicar especialmente al trigo, porque adelantó su proceso germinativo. "Necesitamos que la primavera sea húmeda y que llueva lo antes posible", advirtió.

El titular de la Asociación Tucumana del Citrus, Roberto Sánchez Loria, admitió que se transita un invierno particularmente seco, con heladas que afectaron los limoneros. "Por ahora la situación por la falta de agua no es apremiante, pero en 15 días comenzará a ser necesaria, cuando comience la floración", apuntó.

El jefe de la sección Caña de la Estación Experimental, Jorge Scandaliaris, sostuvo que las heladas tendrán efecto en los niveles de sacarosa de la caña, que se degrada en temperaturas extremas. La falta de humedad favorece la cosecha y los rendimientos de la materia prima del azúcar, pero si no llueve las condiciones para la siembra de la caña semilla, que se inicia en setiembre, podrían ser adversas.


La caña no necesita lluvias durante la zafra. Pero se requieren mejores niveles de humedad para la siembra de la caña semilla, que se inicia en setiembre.

En el trigo, los efectos de la escasez de humedad se potenciaron porque se adelantó la llegada del calor. Faltan lluvias para la próxima siembra de la soja.

El limón resultó afectado por las heladas de julio y no sufre la falta de agua. Pero necesitará lluvias en 15 días, cuando se inicie el proceso de floración.

Temas en esta nota

    Cargando...