El campo anunció un paro de una semana sin cortes de ruta

Es en contra del veto presidencial a una rebaja de retenciones. Y en reclamo de medidas para la ganadería, leche, granos y economías regionales. La medida de fuerza arranca a las 0 del próximo viernes y termina el 4 de septiembre a las 24.

26deAgostode2009a las06:08

La decisión les llevó dos horas en la que fue una reunión con faltazos, presencias sorpresivas, algunos choques de opinión y hasta pases de factura. Pero el veto presidencial que dio marcha atrás con la rebaja o eliminación de retenciones que beneficiaba a 37 distritos bonaerenses castigados por la sequía, pudo más y al final la Mesa de Enlace anunció ayer un paro de una semana.

La medida arranca a las 0 hora del próximo viernes y termina a las 24 del viernes 4 de septiembre.

El cese de comercialización abarca a granos y carnes y quedan exceptuados los productos perecederos como la leche y las frutas y verduras. También se aclaró que no se suspenden las exposiciones ni los remates de cabañas.

Se trata de la primera protesta desde el último octubre y esta vez la intención de los dirigentes es que sea sin cortes de ruta.

Ayer en la rueda de prensa realizada en la sede de Coninagro, los ruralistas hicieron hincapié en que no faltarán alimentos y que tampoco hay motivo para que suban los precios.

Como se corría la voz de un estado de asamblea al lado de las rutas y de varios cortes intermitentes, Mario Llambías, de CRA, señaló que "la Mesa de Enlace no apoya los cortes. Podemos avalar que se repartan volantes, que se expliquen los motivos, pero no estamos de acuerdo con los cortes", señaló. Hugo Biolcati, titular de la Sociedad Rural, añadió que se trata de "encausar una protesta que puede descarrilar en cualquier momento. Hay mucho malestar", precisó.

Los dirigentes retrataron la situación del sector de esta manera; "La cosecha que había sido de 97 millones de toneladas cayó a 61 millones en la última campaña, se están perdiendo 4 millones de cabezas de ganado y cierran 3 tambos por día, con lo que 12 familias quedan en la calle", describió Llambías.

En el encuentro no hubo ese clima familiar de otras oportunidades. Carlos Garetto, de Coninagro, confesó que no esperan que cambie nada de parte del Gobierno y teme ir a una escalada en el conflicto, cuando aún falta no sólo para el recambio del Congreso, el próximo diciembre, sino que habrá que esperar hasta marzo de 2010 para que el nuevo Congreso recién se ponga en marcha.

"Los productores se nos plantaron", soltó Ulises Forte de la Federación Agraria y diputado electo por La Pampa. Forte, junto a Pablo Orsolini, asistió en reemplazo de Eduardo Buzzi, que fue uno de los que motorizó la medida de fuerza, aunque ayer prefirió presidir una asamblea en el Chaco.

En cambio, Pedro Apaolaza de Carbap, que aglutina a las sociedades rurales de la provincia de Buenos Aires y La Pampa, fue el que llevó las posiciones más duras.

Claro, que tuvo que escuchar el reproche de otros dirigentes que le señalaron que se había "borrado" la última semana, pese a que el veto presidencial afectaba a sus representados.

Durante el encuentro que comenzó a las 16, hubo posturas distintas. La Sociedad Rural prefería impulsar un acto para el 8 de setiembre, cuando se celebra el día del Agricultor en reclamo de los 22 puntos que presentaron oportunamente al jefe de Gabinete Aníbal Fernández y que no tuvieron respuesta. Coninagro la acompañó.

CRA y la Federación Agraria presionaron por un paro más prolongado. Al final, se decidió la protesta de una semana en una época en la que casi no se comercializan granos y cuando los frigoríficos tienen abultados stocks de carne.

--¿Qué sigue después del paro?, preguntó Clarín a los dirigentes.

--La Mesa de Enlace permanecerá en estado de sesión permanente para definir los pasos a futuro.

--¿Existe algún puente de negociación con el

Temas en esta nota

    Cargando...