Los productores agrícolas vuelven a financiar sus insumos a tasa cero

Por primera vez en años, el interés sobre las compras con tarjetas rurales correrá recién a partir del día 121 ó 151 según el caso. Muchos productores siguen en problemas.

Por
27deAgostode2009a las07:14

Preocupadas por el nivel de sus ventas en un año signado por la descapitalización de los productores, las firmas de insumos agrícolas asumieron participación plena en la financiación de productos para el ciclo 2009/10.

Por primera vez, subsidiarán a los agricultores los intereses sobre sus compras con tarjetas rurales por un período que va de cuatro a cinco meses, según la empresa y el banco emisor de la tarjeta. Se trata de tasas que rondan el 20% en el caso de los bancos privados y el 14% para el Banco Nación.

Según indicó el jefe de Tesorería de Syngenta Semillas, Martín Lameza, “hay un atraso de dos meses en las ventas de maíz para esta campaña”. Las empresas ven esta demora, y la caída general de las ventas, con preocupación, por eso se apuraron a lanzar planes para apurar la decisión de los productores.

Una de las apuestas más fuertes es la de la empresa santafesina Red Surcos, que ofrece financiamiento a tasa cero por un año a través de la tarjeta rural del Banco Nación (Agro Nación). Además, con la tarjeta Galicia Rural los productores pueden financiarse por un plazo de hasta 120 días a tasa cero. El mismo acuerdo con el Banco Galicia hizo la semillera Nidera.

Syngenta, también proveedora de semillas, tiene una propuesta similar: asume la tasa de interés por 150 días en el caso de la tarjeta Galicia y de 180 días en el caso del Banco Nación. Con el mismo plazo, Syngenta financia a través de la tarjeta Santander Río Agro.

Monsanto no se quedó atrás: financia a tasa cero por 150 días, con condiciones posteriores a convenir, entre otros mecanismos crediticios que ofrece. Las ofertas de las empresas son variadas pero en todos los casos, el productor puede optar por extender el plazo del financiamiento, por ejemplo, a nueve meses. Así, el productor paga intereses sólo sobre la extensión y la firma asume el costo de los primeros meses.

El costo que sufren las firmas de insumos puede canalizarse de dos maneras, dependiendo cuál sea, a su vez, la propia necesidad de financiamiento.

Las más pequeñas, con menor espalda financiera, están eligiendo cobrar al banco la venta a las 48 horas, y pagar la tasa correspondiente por el período, de cuatro o cinco meses, según el caso. Las que tienen mayor capacidad financiera prefieren congelar la deuda en pesos aunque pueda depreciarse el pago final en dólares, y esperar hasta cobrar al fin del período.

Parte del problema

Pese a las opciones de financiamiento que ponen a disposición las empresas, el sector agropecuario sigue poniendo en la mesa de discusión con el Gobierno el problema crediticio de los productores.

Es que en todos los casos, para acceder a los mejores beneficios hace falta ser comprador frecuente y confiable de la empresa. Y aunque la perspectiva de lluvias es mejor para este año, la impresión de las pérdidas del último período siguen en la retina de productores, bancos y empresas además de que la recuperación será lenta.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...