Comienza a recuperarse la demanda en los supermercados

Prevén un repunte en el segundo semestre; crece el nivel de faltantes en las góndolas.

27deAgostode2009a las07:35

Lo peor ya pasó. Esa fue la sensación generalizada entre los supermercadistas y empresarios del consumo masivo en la inauguración de las jornadas anuales organizadas por la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) en el complejo Costa Salguero. Después de sufrir en carne propia una desaceleración en las ventas en los primeros meses del año, que se profundizó a medida que se acercaban las elecciones, los empresarios del rubro aseguran que ya hay señales de un repunte de la demanda en la segunda mitad de 2009.

"Las ventas vienen bien. Estamos convencidos de que vamos a terminar un año más positivo del que se había previsto inicialmente", sostuvo Alfredo Coto, presidente de la mayor cadena de capitales nacionales, que igualmente no se atrevió a hacer un pronóstico acerca del porcentaje de crecimiento en el volumen de sus ventas.

El diagnóstico es compartido por Carrefour Argentina, la mayor empresa de venta minorista de la Argentina. "Esperamos que el primer semestre haya sido un piso para esta segunda mitad del año. Ya pasaron las elecciones y hoy se respira un mejor clima y un cambio positivo en el estado de ánimo de los consumidores", explicó Daniel Fernández, presidente de la cadena que acaba de presentar su menú nutritivo que cubre todas las necesidades diarias de una familia por $ 22 diarios. En Carrefour explican que sus ventas están creciendo en volumen un 3 por ciento.

Los supermercadistas coinciden en que su sector fue uno de los menos afectados por la recesión, no sólo porque el gasto en alimentos y bebidas es el último que recorta una familia, sino también porque las grandes cadenas, a fuerza de promociones y descuentos, fueron recuperando clientes, a costa de los pequeños almacenes y autoservicios.

Sin embargo, sostienen que sus balances también dieron cuenta de una fuerte desaceleración después de varios años de crecimiento sostenido, como producto de un incremento en el consumo de las categorías de alimentos más básicos y un proceso de traspaso de los clientes de las primeras marcas a líneas más baratas.

"En lo que va del año no notamos caídas interanuales generalizadas, con la única excepción del rubro electrodomésticos, que en promedio sufrió una baja del 10 por ciento", señaló Federico Braun, presidente de la cadena patagónica La Anónima.

La sensación de que el consumo ya está dando señales de recuperación además es compartida por los comerciantes independientes. "Las ventas de alimentos y bebidas están empezando a levantar", señaló Carlos de la Vega, presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC).

Preocupación
En medio de los pronósticos positivos se conocieron igualmente algunos datos que preocupan a los supermercadistas. El principal fueron los mayores faltantes de mercaderías en las góndolas, a partir de un estudio que realiza todos los años la organización GS1 Argentina, que reúne a las grandes cadenas y sus proveedores. Según esta medición, en 2009 este índice trepó un punto, hasta ubicarse en un 14,6%, duplicando la tasa internacional.

"El índice de 2008 ya había sido alto, lo que en principio había sido atribuido al conflicto del campo, pero con esta nueva suba está claro que existe un problema en el sistema de abastecimiento interno de las cadenas y sus proveedores, que no se puede achacar a factores externos", señaló Fabián Fournier, gerente de Servicios de GS1 Argentina.

Por rubros, la categoría más afectada por los problemas en la entrega de productos fue la de los artículos para el hogar, en la que los faltantes treparon al 17%, seguidos por alimentos (14,9%), artículos de higiene personal (14,4%) y bebidas (13,1%), mientras que por regiones el peor panorama se vivió en Córdoba (donde en promedio los faltantes treparon al 1

Temas en esta nota

    Cargando...