La torta que va en aumento

Con una producción esperada de 3,7 millones de ton, las ex- portaciones serán de US$ 1.060 millones.

Por
29deAgostode2009a las08:34

Con cierto retraso, en la comparación interanual, y gracias a precipitaciones registradas los días 8 y 9 de agosto, avanza la implantación de girasol en el NEA. El informe de la Bolsa de Cereales de la semana pasada registraba un avance del 3% para las 2,22 millones de hectáreas de intención de siembra nacional. Así lo indica un informe del Lic. Jorge Ingaramo, economista asesor de la Asociación Argentina de Girasol (ASAGIR).

En el trabajo, el especialista manifiesta que no se han registrado modificaciones en la política pública aplicable al sector, principalmente los abultados Derechos de Exportación, del 32 y 30% para girasol y derivados, respectivamente. Para una producción esperada de 3,7 millones de toneladas y, considerando que prácticamente no se exporta girasol semilla sino todo industrializado, se podría establecer que el complejo generará, en 2010, ventas externas por 940 y 120 millones de dólares en aceite y harinas proteicas; es decir, un total de 1.060 millones de dólares y una recaudación de retenciones a las exportaciones por 318 millones. Cada punto de retención representa para el fisco 10,6 millones de dólares.

Tomando en cuenta los cuatro complejos más importantes (trigo, maíz, soja y girasol, incluyendo sus derivados), "la recaudación proveniente del nuestro equivale a apenas el 4% del total", afirma. Si se consideran los ingresos públicos a nivel nacional, el aporte baja al 0,38% de la recaudación total. De allí que una reducción sustantiva no tendría ningún impacto fiscal, sobre todo si se tiene en cuenta que podría aumentar la intención de siembra en las provincias del Centro-Sur del país y, de este modo, ampliarse la recaudación de otros tributos y tasas, tanto a nivel del Gobierno Nacional como de los provinciales y municipales.

Se sabe que el girasol es importante como cultivo en, al menos, ocho provincias argentinas y en algunas de ellas, se sitúan productores muy alejados de los puertos, que ya de por sí tienen suficiente castigo por el diferencial en los costos de flete.

San Luis, el Oeste de La Pampa, Chaco, el Norte de Santa Fe y el Este de Santiago del Estero se encuentran en esta situación, por lo que un rápido avance en materia tributaria tendría un gran impacto, cambiando los márgenes brutos por hectárea. Si se eliminase el derecho para aceites y subproductos y se mantuviese un diferencial arancelario de 3 puntos, como protección del valor agregado local (el girasol se industrializa prácticamente en un 100%), la transferencia al productor equivaldría, estimativamente, a 129 dólares por hectárea, lo cual induciría no sólo a una mayor cobertura, sino también a la aplicación de un paquete tecnológico mejor ajustado, que a veces no se encuentra al alcance del pequeño y mediano productor (como ya se sabe, quedó desfinanciado por la combinación de retenciones y sequía, que caracterizaran a la campaña 2008-09).

Si se considera que las perspectivas de precios internacionales para el año próximo no son malas, la Argentina podría ir recuperando mercados en los cuales nuestro país "no ha hecho buena letra" durante 2008 cuando, en medio del conflicto entre el gobierno y el campo, se demoraron embarques y se retuvo en puerto mercadería que debió ser fletada al exterior, con el consiguiente costo económico.

Temas en esta nota

    Cargando...