La mazorca llena

En Córdoba, sacaron diferencias de hasta 3.470 kg/ha por el control a tiempo de enfermedades.

Por
29deAgostode2009a las08:43

La próxima siembra de maíz presenta nuevas perspectivas de rentabilidad a partir de los buenos resultados que muchos productores han obtenido durante la temporada pasada, combatiendo con fungicidas foliares enfermedades como roya del maíz y tizones. Por ejemplo, en un campo de Olaeta, Córdoba, se detectaron tempranamente roya común y tizón del maíz. A partir de ese momento, se decidió actuar de inmediato aplicando fungicida con un pulverizador terrestre.

El asesor allí fue Martín Artigue, del estudio AYT y Asociados SA, quien en la comparación entre un lote testigo y donde hizo una aplicación combinada de Artea en V6 y Amistar Xtra en V10/V11 registró una diferencia de 3.470 kg/ha; 8.546 kg/ha vs. 12.016 kg/ha.

Productores, asesores y técnicos de Syngenta vienen trabajando desde hace varios años para que esta estrategia, usada con muy buenos resultados en soja, se adopte para maíz, ya que el fungicida ayuda a expresar el potencial biológico de los híbridos.

Una recorrida por diferentes campos maiceros de Córdoba y Santa Fe permitió encontrar varios productores líderes que ya tienen sus experiencias con diferentes híbridos, dosis y métodos de aplicación. Todos coinciden en que el uso de un fungicida debe estar alineado con un nivel de tecnología orientado a altos rindes.

Por caso, el Ing. Agr. José Luis Zorzín es asesor privado e integrante de la regional Los Surgentes-Inriville de Aapresid. En sociedad con el Ing. Agr. Gastón Imola dirige la Consultora Mas Hectáreas, desde donde asesora en unas 13.000 has. Además, desde la regional Aapresid aconseja a productores en otras 25.000 has. Sus ensayos con fungicidas foliares se realizaron en Corral de Bustos y Guatimozín en la provincia de Córdoba, y en La Chispa y Gödeken en la provincia de Santa Fe. En las cuatro localidades, los híbridos se sembraron durante el mes de octubre. El promedio de precipitaciones en todas las zonas osciló entre los 506 mm. caídos en Corral de Bustos y los 685 mm. llovidos en los campos de Santa Fe. Las enfermedades que encontraron en esos cultivos fueron: tizón por Exserohilum; roya común (Puccinia sorghi) y PTR (pudrición de tallo y raíz).

Consultado sobre cuándo y cómo decidieron aplicar, el Ing. Zorzín explicó: "Varios fitopatólogos nos aconsejaron aplicar en R1, y 15 días antes de R1 (alrededor de V10). Aplicamos Amístar Xtra entre V10 y V12 cuando los niveles de severidad superaban el umbral en la hoja de la espiga, y en las hojas espiga +1 y espiga -1".

A la hora de evaluar resultados, el Ing. Zorzín afirmó que durante la campaña 2007/08 los resultados de la aplicación de Amístar Xtra sobre varios híbridos fueron muy satisfactorios. Y agregó: "Ese año estuvimos en el orden de los 556 kg/ha promedio en el tratamiento de V10, y de 243 kg/ha en el tratamiento en R1. Las respuestas fueron hasta de 1.500 kg/ha en los híbridos más susceptibles. En esta última campaña (2008/09) se repitieron rindes de 1100 kg/ha como en años anteriores".

Una situación similar vivió el Ing. Agr. Martín Labaque, productor en el Establecimiento Don Julio, ubicado en General Paz, Córdoba. Allí plantó uno de los híbridos más vendidos del mercado. En su zona llovieron aproximadamente 500 mm. en todo el ciclo del cultivo. Según relata, encontraron principalmente Roya y Tizón exserohilum. El cultivo llegó a la fase reproductiva con una importante presencia de síntomas y eso fue determinante para que decidieran usar un fungicida foliar. Se realizó una aplicación aérea en R1, con Amistar Xtra. Al evaluar resultados, el testigo rindió 76 qq y el tratado 84 qq, notándose además a cosecha más quiebre de cañas en el testigo. Un resultado más que satisfactorio, según afirmó Labaque.

Temas en esta nota

    Cargando...